Replicas (2018)


Un científico (Keanu Revees) se obsesiona con la idea de traer de nuevo a su familia, que ha muerto en un trágico accidente de coche.

Desde que Mary Shelley creó el monstruo de Frankenstein, el público siempre ha tenido una fascinación por dar vida a los muertos. También ayuda que esta historia se preste bien a la ciencia ficción y al terror. Y a veces, puede ser una manera emocionante de lidiar con nuestros propios temores sobre la mortalidad. Sin embargo, también puede ser un ejemplo ridículo de hacer ciencia ficción que es mucho más divertido que emocionante. REPLICAS (2018) la nueva película protagonizada por Keanu Reeves cae más cerca de este último ejemplo. Esta historia moderna de un científico que intenta traer a su familia a la vida después de un trágico accidente es una película muy ridícula que, aunque no necesariamente emocionante, puede traer una sonrisa o dos al espectador gracias a lo absurdo que resulta.


Hay varios problemas con REPLICAS que hacen de esta la película falle en ciertos puntos. Francamente, como fanático de este tipo de historia, aprecié las ideas detrás de esta versión moderna de una película tipo Frankenstein, con algunas acciones moralmente cuestionables. Desafortunadamente, la promesa de esta historia tiende a caer en la narrativa de telefilm más de lo que debería. Un punto de la trama encuentra que nuestro protagonista no puede salvar a toda su familia. Para algo que debería ser oscuro e inquietante, la razón para eso termina siendo absurda e incluso rozando la comedia involuntaria (ese momento de Keanu con los cadáveres en la orilla del rio) y aparte de la premisa inicial, la película nunca va a ninguna parte en concreto y, en última instancia, se olvida fácilmente una vez vista.


En cuanto a los efectos, es claro que el presupuesto era muy limitado en ese aspecto. Las primeras imágenes de la película con un robot que tiene “ansiedad social” son simplemente terribles (parecen salidos de una película de los 90) y ni siquiera están cerca de provocar inseguridad al espectador. Si bien no se exceden con el CGI, no es bueno cuando se usa. El director Jeffrey Nachmanoff logra ofrecer algunos momentos efectivos, pero no lo suficiente como para elevarse por encima del guion de Chad St. John. La situación está más allá de lo inverosímil, y toda la trama le recuerda al espectador los mismos problemas que tiene el personaje una y otra vez. Quizás con otro director, este guion podría abarcar su ridiculez un poco más abiertamente.


Keanu Reeves es un tipo carismático. Si bien puede que no siempre cumpla con algunas de sus características, su compromiso siempre con el proyecto está ahí. Y sí, se compromete con la locura que se muestra aquí (incluso con la sobreactuación). En cuanto a Alice Eve, la actriz es probablemente el personaje más agradable y atractivo de la película. Si tal vez tuvieran un guion más ajustado y un poco más de dinero, esta podría haber sido una experiencia mucho más satisfactoria. Lamentablemente, esta es una historia desordenada a la que le falta una estructura sólida (con agujeros de guion) mientras que en realidad solo crea una serie de eventos inesperadamente alborotados. Parece que el término "mala pero divertida" puede ser el más apropiado para REPLICAS.


En definitiva y resumiendo: Si estás esperando una gran historia de ciencia ficción con elementos de Frankenstein, bueno, al menos tienes un poco de inspiración de la Sra. Shelley aquí. Desafortunadamente, REPLICAS no puede elevarse por encima de una trama dispersa y una dirección genérica. Tanto Reeves como Eve se esfuerzan por elevarse por encima del material, y es bueno ver a Thomas Middleditch haciendo algo un poco diferente. Tal vez si estás de humor para reírte un rato (involuntariamente) y quieres ver algo que se encuentra en el límite entre idiota e hilarante, puedes disfrutar de la película. De cualquier manera, esperemos que REPLICAS no intente clonar una secuela (por favor).

Comentarios