domingo, 16 de junio de 2019

Criminales en el mar (2019)


Unos recién casados (Sandler, Aniston) estadounidenses que visitan Europa en su luna de miel, quedan atrapados en el misterio de un asesinato después de presenciar un crimen.

Adam Sandler ha conseguido un trato bastante bueno con Netflix. Una y otra vez, ha podido ir a lo que debe equivalerse a unas vacaciones multimillonarias y llevar a todos sus amigos al viaje, solo con la condición de que al final se realice una película de 90 a 100 minutos. En su última película, CRIMINALES EN EL MAR (2019) se ha emparejado una vez más con Jennifer Aniston (SIGUEME EL ROLLO) mientras los dos se trasladan a Europa como marido y mujer, entrando en todo tipo de chanchullos a través de hermosos escenarios de fondo. Si bien estoy seguro de que fue toda la experiencia mágica en el plató, lo que sea que se extraiga es algo que no posee ningún misterio y tan solo leves sonrisas, algo que gustara solo a los fanáticos acérrimos de Sandler.


Si bien no puedo imaginar que alguien en cualquier lugar vea esto en busca de una historia competente, una película llamada MURDER MYSTERY en su título original debería al menos tener algún tipo de lógica interna que haga que todo resulte un misterio. Pero tal vez seria ser demasiado iluso como espectador. Para no escatimar en el sol, la brisa y las calles europeas, Nick y Audrey pueden pasear tranquilamente y asistir a fiestas lujosas, a pesar de que todos están tan seguros de que han cometido un asesinato, incluso de paliar a las personas que los culpan. El primer lugar, no hay evidencia o motivo real de sus "delitos" y, sin embargo, son las personas más buscadas. Incluso a ellos no parece importarles mucho, ya que los dos intentan demostrar su inocencia con la narrativa de "Hmm, me pregunto quién podría haberlo hecho", así que necesitamos buscar pistas y llevando al espectador de un gag mal ejecutado a otro. Esto no es una parodia al juego del “Cluedo”, sino más bien un viaje a sitios donde unas personas son buscadas por asesinato.


Sandler está lejos de actuar, teniendo la misma energía que tienen su camiseta floreada y unas gafas de sol, murmurando casualmente insultos y chorradas varias. Nick es, en prácticamente todos los sentidos del significado, un terrible oficial de policía. Parece que no se inmuta ni se preocupa cuando asesina al multimillonario en cuyo yate están, lo que pone en movimiento la parte "misteriosa" del título. En su lugar, comienza a hacer una lista de los pasos que se deben seguir después de un asesinato, todos antes de llevar un enorme plato de gambas a su habitación, donde puede ponerse hinchado a comer y echarse una siesta (pretendiendo ser gracioso) Varias veces su personaje habla de cómo está "Cansado" o "Con hambre canina", que puede haber sido alguna escena que se quedara grabada entre tomas durante la película.


Aniston, por otro lado, tiene suficiente energía para compensar la falta de actuación de Sandler, asumiendo la resolución de los misterios reales como fanática de todo tipo de novelas policíacas. Tal vez el punto de vista fue que Sandler es tan malo en su trabajo mientras que ella hace una buena actuación, pero este concepto es que el es un policía torpe y ella la detective y que nunca eso se aprovecha durante la historia. Aun así, su compromiso compensa el hecho de que no hay un conflicto real entre Nick y Audrey más allá de las bromas matrimoniales habituales, lo que los dos actores hacen “bien”. Si CRIMINALES EN EL MAR hace algo, reafirma que incluso en los momentos más oscuros, Aniston proporciona la luz necesaria.


También hay buenos actores/actrices aquí, con Evans tratando de sacar lo máximo de su sospechoso personaje de vizconde, a pesar de ser muy infrautilizado. Lo mismo ocurre con Gemma Arterton como la actriz Grace Ballard, quien asume lo que debe ser el papel de la “femme fatal” con al menos un poco de alegría exagerada, una vez más, decepcionantemente subutilizada. El resto está cargado de personajes cuya principal cualidad es que hablan con acentos divertidos, como Adeel Akhtar, un Maharaja que parece hacer una pobre actuación de Ali G.


En definitiva y resumiendo: Me niego a volverme un hater total de Sandler diciendo que es un mal actor. Por el contrario, me molesta ver que películas como CRIMINALES EN EL MAR me molesta tanto. El actor es capaz de mucho más, pero se ha encontrado en una espiral de comedias indiferentes, aburridas y mediocres en las que él mismo parece estar cómodo. A pesar de que tiene una química casual y atractiva con Aniston, eso de ninguna manera impide que su última película no tenga esfuerzo alguno en resultar al menos “entretenida”. Tal vez la próxima vez que quiera tomar unas vacaciones caras pueda gastar su propio dinero, llevar a todos sus amigos al viaje más lujoso que alguien haya visto y darles el mejor momento de sus vidas, eso sí, que se asegure de dejar las cámaras en el estudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario