sábado, 10 de agosto de 2019

A Score To Settle (2019)


Un antiguo sicario de la mafia (Nicolas Cage) busca vengarse de los capos que provocaron su injusto encarcelamiento 22 años atrás. Lo único que le hace replantearse ejecutar sus violentos planes es la nueva relación que mantiene con su querido hijo.

Parece extraño, pero es totalmente verídico, ya que es el mes de agosto y A SCORE TO SETTLE (2019) es el primer lanzamiento de Nicolas Cage en este 2019. Cage es un actor que trabaja constantemente, y casi salían nuevas películas (casi) mensualmente en 2018, apenas dándose tiempo para respirar antes de sumergirse en su próximo proyecto, aunque la mayoría de estas opciones creativas fueron lamentablemente de menor calidad excepto MANDY (2018). La racha continúa con A SCORE TO SETTLE, que llega prometiendo una especie de rutina de un solo hombre para Cage, que es experto en retratar actos de venganza de un personaje, pero termina siendo una creación más dramática, ofreciendo al actor una oportunidad para detallar un personaje que está lleno de arrepentimiento, dolido por las horribles elecciones en su vida. Cage da lo que puede a esta película de bajo presupuesto, pero el director Shawn Ku no sabe ni que ha dirigido ni lo que ha lanzado a VOD.


Si bien la sinopsis puede traer algún recuerdo de VENGANZA (2008), la historia de A SCORE TO SETTLE no es tan “dura” como la película de Liam Neeson. No hay suficiente presupuesto para eso, manteniendo la historia contenida en el hotel y en algunas ubicaciones adicionales, centrándose en el regreso de Frank a la sociedad después de estar encarcelado durante dos décadas, reuniéndose con Joey, su amado hijo. Ahora, siendo un hombre que lucha con problemas de adicción, Joey duda en confiar en su padre, pero permanece a su lado, prometiéndole una semana de gastos mientras Frank desentierra una montaña de dinero en efectivo de su antiguo patio trasero, y el dúo intenta reparar su relación, creando una tierra de fantasía de riqueza para ayudar a amortiguar los graves problemas familiares. El guionista John Newman (que escribió la fallida PROUD MARY) se siente cómodo aquí, manteniendo a Frank ansioso por relacionarse con Joey, tratando de mantenerlo lo más cerca posible para compensar su larga ausencia. En el camino, reviven la historia personal, lo que da a esta película un peso dramático mas fuerte que lo que promete por su tráiler que es una película de acción al 100%.


A SCORE TO SETTLE debería haber seguido siendo una modesta historia de reunión entre un padre y su hijo, pero el personaje de Nicolas Cage Él quiere sangre, buscando venganza de los que lo metieron en la cárcel. El rastro de la fatalidad lleva a Frank a Q (Benjamin Bratt), un ex asociado, y Jimmy (Mohamed Karim) y Tank (Ian Tracey), dos títeres que se han separado por completo desde el período de prisión, y no son del todo sorprendidos de encontrar a Frank esperándolos. Estos encuentros son bastante flojos y rápidos, dejando toda la parte de la “venganza” en una sucesión de escenas absurdas (como la de la tienda de uñas “con sorpresa”) pero que deja al menos la sensación al espectador de que quiere que Frank tenga su ansiada venganza, pero eso no sucede en A SCORE TO SETTLE que finalmente presenta otra subtrama que presenta a Simone, una prostituta con corazón de oro que tiene una debilidad por los hombres mayores (sic) y en donde Frank siente preocupación por ella, pero que esa sub trama se acaba de manera rápida y repentina.


En definitiva y resumiendo: A SCORE TO SETTLE no es una buena película, pero es un buen recordatorio del talento de Nicolas Cage y lo maravilloso que puede ser cuando se usa correctamente. Cada vez que Cage está en la pantalla, no importa cuán barato se sienta todo o cuán horribles sean sus compañeros de reparto, definitivamente él se lo está pasando bien (a mencionar la escena de BEEF).


Lo más sorprendente es cómo trata de ser un drama serio. Entonces, si estás esperando una película de acción absurda, este no es el caso. Sin embargo, cuando la acción comienza, las coreografías son tan torpes que desearías no verlas. Su mayor problema, además del guion mediocre y la actuación horrible, es el director Shawn Ku. Quizás simplemente carecía de los recursos necesarios, pero la película no tiene sentido del estilo. Un gran director podría haber hecho algo de esto, aunque es cierto que el guion habría necesitado una reescritura masiva. No necesariamente se siente como un trabajo para cobrar rápido e incluso diría que hay un sentimiento sincero en los procedimientos. Pero simplemente no funciona en ningún momento, pero gracias a dios que existe Nicolas Cage.

No hay comentarios:

Publicar un comentario