The Ranger (2018)


Un grupo de punks adolescentes que está intentando escapar de la policía se esconde en el bosque. Allí se toparán con la autoridad local, un ranger con mucho carácter.

THE RANGER (2018) debería ser una gran película de slasher. Tiene todos los elementos necesarios: un villano interesante, una sinopsis inusual para desarrollar sus ideas y un grupo de actores para ser carne del asesino. ¿Por qué entonces me sentí decepcionado cuando terminaron los créditos finales?.


Este es el problema que tiene THE RANGER. Cualquier película de terror, posiblemente en el género “slasher” más que la mayoría de las demás, puede sortear cualquier secuencia predecible. ¿Hay algún grupo de espectadores que muestre mayor tolerancia a los agujeros de la trama que los fans del terror? Con fuerte caracterización y ritmo vibrante, THE RANGER no tiene ninguna de estas características. Es una película muy corta, casera, de 80 minutos de duración, pero el primer acto es increíblemente lento. Después de los ritmos iniciales, los próximos cuarenta minutos más o menos se llenan con tomas de los bosques, el elenco conduciendo hacia el bosque, caminando por el bosque, y generalmente se comportan de manera irrazonable en el bosque (porque son punkys), la primera víctima cae pasado la mitad del metraje y como resultado, la película se siente cansada y, en algunos puntos, bastante aburrida. Sin embargo, una vez que comenzamos a llegar hacia el clímax de la película, el número de víctimas avanza y THE RANGER se pone más interesante. Los personajes son eliminados regularmente y de manera razonablemente entretenida. El problema más serio con la película es su caracterización.


Todos en THE RANGER parecen unos completos imbéciles. Es admirable y sirve de alguna manera para diferenciarlo de otras películas de slasher porque se centra en un grupo de jóvenes punks, sin embargo, los presenta a todos de una forma simple que parecen casi estereotipados ofensivamente. Además de buscar un poco de alternativa y consumir mucha droga, todo el aspecto cultural es completamente secundario a la trama. Con un gancho tan interesante, me sorprende que los guionistas Jenn Wexler y Giaco Furino no consideraran adecuado hacer justicia a la cultura; tal como están las cosas, solo son unos idiotas que parecen punks. También hay problemas importantes con un giro hacia el final que se señaliza simultáneamente muy temprano y se siente casi cómicamente aleatorio cuando finalmente sucede. Esto nos lleva a un enfrentamiento típico entre “El Ranger” y la “final girl” que ocurre en todas las películas de slasher, pero con una escena final que te deja un poco en plan WTF y que no sé qué pretendían explicar con ello.


Dadas las selecciones más bien escasas en el guion, el elenco hace un buen trabajo. El destacado es Jeremy Holm, como el guardabosques que da nombre al título. En una mezcla entre el estilo de PSYCHO COP (1989) y MANIAC COP (1988) pero hay pocos argumentos de que el villano de la película se haga memorable para los fanáticos. En el lado opuesto de la historia se encuentra Chloe Levine como la heroína Chelsea, cuya actuación es atractiva especialmente cuando las cosas se vuelven más amenazadoras. Levine tiene el arco de desarrollo más completo de la película, pero los giros de guión no le ayudan en ello. El resto del reparto está aún menos definido; hay una pareja gay interpretada por Jeremy Pope y Bubba Weiler que tienen el momento más emotivo de la película, Amber interpretada por  Amanda Grace Benítez, que parece estar haciendo todo lo posible para parecer una copia del personaje de Ramona Flowers en SCOTT PILGRIM CONTRA EL MUNDO (2010) Sin embargo, hay que mencionar especialmente al novio de Chelsea, Garth, interpretado por Granit Lahu, el personaje más irritante que he visto en los últimos años. Lahu hace un buen trabajo con lo que le han dado, pero el personaje que no cuadra en su psicología, por un lado, apuñala a un policía y por el otro reprende a los demás por verlo como un malvado; en una película de imbéciles desagradables, y es el imbécil más desagradable, evidencia de cierto talento en el trabajo.


En definitiva y resumiendo: THE RANGER se siente como una oportunidad perdida. Jenn Wexler, es un directora prometedora e interesante que se ve perdida con su propio guion; La idea de usar punks, de hecho, el punk en sí, como telón de fondo se usó de forma aterradora (en el buen sentido) en la genial GREEN ROOM (2015) de Saulnier, pero está aquí simplemente como aderezo. Hay talento delante de la cámara, un elenco que está trabajando arduamente para encontrar algo en los finos personajes que intentan interpretar; y hay una base de fans tolerantes, para películas slasher. THE RANGER no es una película terrible, tampoco es mala, pero no es una gran película. Wexler es una nueva directora interesante y es interesante lo que puede hacer a continuación con su carrera. Ciertamente hay un espacio en el género para su estilo. Sin embargo, en función de este esfuerzo, ella necesita un guion mucho mejor para mostrar sus talentos.

Comentarios