Bliss (2019)


Una mujer (Dora Madison) hará todo lo que sea necesario para completar lo que ella considera su gran "obra maestra", aunque para ello tenga que adentrarse en un mundo de sexo, droga y asesinatos en la periferia de la ciudad de Los Ángeles.


Como fanático de las películas de terror, siempre he tenido cierta repulsión al director Joe Begos. Su habilidad de hacer cine de terror retroactivo como una carta de amor sinceramente a mí no me gustaba, ya que tanto CASI HUMANOS (2013) como PODER MENTAL (2015) fueron dos películas fallidas que hicieron que este director estuviera en mi lista negra. Pero en 2019 Begos ha vuelto con dos películas. La primera de las dos, titulada BLISS (2019) me ha vuelto a conciliar con el director, ya que se ve que Begos ha crecido como cineasta. La película ciertamente tira del pasado, una vez más como una opción estilística, pero es exactamente la experiencia de terror que su título indica, en un viaje de drogas por las calles más sucias de Los Angeles. Ofrece esa experiencia con el gusto de un artista que busca capturar la angustia y la intimidad de crear arte y, mientras la película tiene algunas escenas salvajes, presenta un tono bastante personal que eleva toda la película.


Al igual que muchas películas que han tocado la fibra sensible del público moderno, BLISS tiene un sentido artístico que no puede ser ignorado. En el fondo, esta es una película en la que una artista recurre a las drogas para romper su "bloqueo" al terminar su gran pieza para una galería y rápidamente termina en una espiral de locura. Con una velocidad increíble en sus 80 minutos, BLISS sabe que, con su presupuesto limitado, es necesario ser artístico para transmitir la historia que quiere. No tiene el tiempo ni los recursos para tener demasiadas escenas extravagantes, por lo que se centra justamente en la batalla central, y en su mayoría íntima, de nuestra protagonista. El arma oculta de la película es la actuación de Dora Madison. Aunque hay un puñado de actuaciones fantásticas del elenco de apoyo, esta película se lleva sobre los hombros de su protagonista y ofrece una actuación increíble que toma el enfoque de estudio del personaje de su naturaleza autodestructiva y lo convierte en un viaje fantástico y empapado de neón en los diversos niveles del infierno en la escena artística subterránea de Los Ángeles. Ella es, para decirlo a la ligera, un arma en esta película.


El resto de BLISS es Begos que lo cubre tanto en un sentido sutil de trama de género como en una estética atmosférica de sueño febril. Si el equilibrio entre esos dos tuviera alguna desconexión, BLISS habría implosionado. Sin embargo, este no es el caso. La trama usa cierto aspectos fantásticos y elementos de terror como una opción narrativa y construye una atmósfera alrededor de la escena del arte moderno mezclado con un viaje inducido por las drogas y con un tercer actor que llena la pantalla de sangre.


En definitiva y resumiendo: BLISS merece ser vista. Su bajo presupuesto y su cruda sensación inspira comparaciones con los primeros trabajos de Abel Ferrara, particularmente en cómo combina el estilo con elementos de género extremos y aún se las arregla para sentirse como una película de arte. Con una actuación meteórica, algunos efectos prácticos y un estilo visual con una atmósfera sofocante, BLISS es lo mejor de la carrera de Begos. Al menos hasta que vea lo que tiene para ofrecernos con VFW (2019).

Comentarios