viernes, 5 de mayo de 2017

Nunca digas su nombre (2016)

Cuando tres estudiantes universitarios se mudan a una vieja casa fuera del campus, sin querer, liberan a "Bye Bye Man", un ente sobrenatural que persigue a quien descubre su nombre. Intentarán mantener su existencia en secreto para alejar al resto de una muerte segura.

El hecho de que NUNCA DIGAS SU NOMBRE termine tan descaradamente para una secuela significa dos cosas: Que en el mundo cinematográfico ya parece que vive de remakes, reboots, sagas y que tienen suficiente moral para pensar que esta horrible película puede dar dinero en taquilla para garantizar un seguimiento por parte del fanático de terror. Lo cual es decepcionante cuando el año pasado (recordemos que esta película se estrenó en 2016) tuvimos buenas películas de terror como LA BRUJA, NO RESPIRES o la secuela de EXPEDIENTE WARREN, dando un poco de luz y expectativas, por desgracia NUNCA DIGAS SU NOMBRE pertenece a un grupo donde es más divertido darse con la cabeza en una pared repetidamente que aguantar su 96 minutos de duración.


¿Por dónde empezar? Mi mayor problema es el concepto detrás de la película y su monstruo sobrenatural está lleno de agujeros de guion absurdos. Cualquier personaje que dice el nombre del “Bye Bye Man” convoca automáticamente al ¿demonio? y en donde se basa en que la gente diga su nombre repetidamente para sostener su reinado de (estupidez) terror. Por lo tanto no mata a nadie que no diga su nombre…no puedo entender semejante plan.


Otro problema son las victimas, que se define en tres jóvenes universitarios pijos que deciden alquilar una casa en medio de la nada (así por las buenas) y uno de ellos descubre el nombre de Candyman…quiero decir el “Bye Bye Man”.Aunque el antagonista intenta por engaños psicológicos crear malestar en el trio, lo único que le preocupa al protagonista es que su pareja y su mejor amigo se líen (al final, la telenovela es lo que hace más daño).


La película falla porque realmente no crea una atmosfera aterradora o alguna escena pueda asustar al espectador, en donde el director Stacy Ttile solo puede tener un par de amagos con los “scare jumps” o un par de ojos iluminados en plena oscuridad. Pero aparte tiene una mala puesta en escena (más cercana al direct to Dvd) donde toda escenas parece hilada a la siguiente cortando la acción y teniendo poco en común con la anterior. La verdad es que podía haber salido algo mejor con la simple puesta en escena de una casa terrorífica (sino miren a James Wan y sus creaciones) o un simple slasher donde el asesino paranormal vaya matando a sus víctimas una a una, pero cada interpretación es plana y cada frase es aburrida. En el tema de reparto solo se puede salvar el pequeño papel de Carrie-Anne Moss como policía escéptica, pero todos los demás actores u actrices tienen el mismo carisma que una planta de plástico.


En definitiva y resumiendo: Película de terror que solo provoca aburrimiento y ganas de levantarse de la sala de cine, con secuencias que no provocan ningún tipo de pensamiento en el espectador, donde el origen del “Bye Bye Man” o su mitología no tiene ningún tipo de explicación (esperando a una secuela que no llegara) y en el que para terminar habría que añadir a su frase promocional: “No lo pienses, no lo digas y no la veas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario