miércoles, 16 de agosto de 2017

Cool Movie 15: Glitter (2001)

Mariah Carey es Billie Frank, una joven cantante de gran talento que lucha por abrirse camino en los escenarios de Nueva York. Con mucha fuerza de voluntad, una voz extraordinaria y la ayuda del atractivo pinchadiscos de una discoteca, Billie comienza a recorrer el camino del éxito, en el que descubrirá que no todo es brillo y glamour, sino que es un mundo en el que también abundan la traición y la mentira.

Cuando las divas del pop hacen una película, tienen que fingir que es más que una excusa para vender para la banda sonora. Mariah Carey ni siquiera se molesta lo mas mínimo en que no se note, donde tanto su horrible actuación como un guion que va pisando todas las líneas establecidas para colocarte después de cada escena, la canción de turno de la Sra. Carey

La cantante (me niego a decir actriz) durante el metraje cambia mucho de modelito y camina a través de las calles nocturnas de Nueva York en chaqueta de cuero negro, pantalones vaqueros apretados y botas altas sin ser abordada por hombres en coches preguntando por sus “servicios”. Posiblemente todo el presupuesto se haya ido a cantidad de maquillaje que se pone durante el metraje, donde no puede parar de tener
una cara de “Grinch” perpetua donde solo se le ven caer dos lagrimas durante la historia (pero con su cara de “Grinch” para que de más grima).



Ella se llama a sí misma Billie Frank, que comienza como cantante de reserva para la novia de un productor discográfico y es descubierto por Dice (Max Beezley), un DJ en Chicago. “Dice” le comenta  que la convertirá en una estrella. Ella dice que está bien. “Dice” le invita que vaya a su casa. Ella dice que Noel le dice  cinco minutos. Ella dice tres. Tú ya sabes el resto…
Todo lo que temes del negocio de la música está aquí. Excepto drogas que no aparecen en ningún segundo del metraje. Una vez que ha firmado con la gran compañía discográfica, sus compañeras, que bailan y “cantan” detrás de ella, están marginadas y un pretencioso director de cine (atención, a su horrible doblaje en castellano) es  contratado para rodar el video pop donde lo importante es que la cantante enseñe carne, ya que cante sinceramente se la “sopla”. Así de duro es el mundo musical en la película GLITTER.


¿Ha perdido contacto con sus raíces? Por supuesto. ¿Cuáles son sus raíces? Esa es otra historia, rápidamente pasada por alto durante los créditos de apertura. Mamá (Valarie Pettiford) era un cantante de blues que debido a sus problemas con… no se sabe (drogas ejem), daba su pequeña hija  a los servicios sociales. En algún lugar por ahí, ella está sufriendo todavía. Y cuando piensas que no puede acabar peor la pelicula, el guionista te hace un “giro de guion” que hace que te partas de risa del todo.


Beezley tiene la apariencia de Jon Bon Jovi  pasado por el filtro de mucha cocaína y vendedor de su cuerpo al mejor postor en cualquier metro de Nueva York. A pesar de que la química sexual no funciona (ni quiere).Aparte de ello es tan “chico malo” que la protagonista le deja pasar cualquier tipo de mala situación, tan mala como en la escena donde a sus dos mejores amigas las llama “culo gordo” y “buscona”…así de tipo duro es el persona de Max Breezley.




En definitiva y resumiendo: GLITTER es un vehículo para fans de Carey o amantes del ciclismo ya que la cantante se atreve con un modelito de “Vitalicio Seguros”. Lo escrito es solo un pequeño porcentaje de lo estúpida que puede llegar a ser la pelicula, pero lo mejor es que lo descubráis por vosotros mismos, si sois valientes claro…

No hay comentarios:

Publicar un comentario