Aquaman (2018)


Cuando Arthur Curry (Jason Momoa) descubre que es mitad humano y mitad atlante, emprenderá el viaje de su vida en esta aventura no sólo le obligará a enfrentarse a quién es en realidad, sino también a descubrir si es digno de cumplir con su destino: ser rey, y convertirse en Aquaman.

Seamos sinceros, el estado de Aquaman en el paisaje de superhéroes contemporáneos ha sido el de un segundón dentro de DC. Sus poderes, respirar bajo el agua y comunicarse con los peces, no son precisamente intimidantes. Zack Snyder y Jason Momoa eligieron presentar a su Arthur Curry como un ex alumno de una fraternidad, en lugar de un majestuoso rey con sangre real. Además, una broma sobre el Aquaman de James Cameron en la serie de HBO, EL SEQUITO, contribuyó a la (regular) reputación del personaje.


Así que hay una deliciosa ironía en el hecho de que la épica, visualmente fascinante de la película de AQUAMAN (2018) de James Wan, una aventura basada en este salvador ridículo y amigable con los memes es la primera característica de DCEU para convencerme de que Warner Bros. y DC Comics finalmente están tomando un camino adecuado para sus producciones. Con James Wan al mando de este enorme barco, AQUAMAN navega a través de una colorida aventura de alto riesgo que sumerge al público en un vibrante mundo inspirado en la ciencia ficción, en las profundidades del mar. Mientras está conectado al DCEU en general, AQUAMAN se ramifica sabiamente en su rincón único de este universo y llena su mundo submarino con criaturas llamativas, elegantes naves espaciales y entornos raramente vistos que recompensan la visualización en la pantalla más grande posible (cuanto más grande, mejor).

Mientras tanto, a Jason Momoa se le da la oportunidad de sumergirse en las profundidades de este personaje que anteriormente era superficial, como ocurrió en LA LIGA DE LA JUSTICIA (2017)   y el actor aprovecha el arco del héroe que se presenta en esta historia. Aquaman seguramente conseguirá un buen resultado en taquilla, demostrando que DC debe continuar explorando aventuras en solitario para sus superhéroes (en lugar de perseguir tontamente el modelo de universo compartido dominado por Marvel).


Contratar a James Wan es la clave del éxito de AQUAMAN. El director, sin temor, abraza todo lo que viene con el héroe, descubriendo cómo realizar de manera efectiva la acción bajo el agua y coreografiando secuencias de lucha increíblemente fluidas tanto en la tierra como en el mar. El agua es parte integral de la historia de Aquaman, y estoy seguro de que llegó un momento en que Wan se cansó de que todo estuviera tan “húmedo” en este conjunto. Pero esta película nos sumerge en el reino de Aquaman, y es sumamente efectivo.Jason Momoa, mientras tanto, finalmente me ganó como Arthur Curry. Sin abandonar su personalidad de "Bro-seidon" (la arrogancia de Arthur Curry es DC a través de la WWE), Momoa asume los aspectos cómicos de Aquaman: quiero decir, los soldados entran a la batalla en gigantescos caballitos de mar aquí, así que simplemente hay que “abrazar” ese estilo cómico que intenta desprender la película.


¿Puede la película volcarse demasiado lejos en el universo “camp”? Será mejor que lo creas, y ciertamente hay momentos que hacen que los ojos te den vueltas debido al frenetismo y ciertas líneas de dialogo dirigidas al humor queden en el silencio en la sala. En un momento dado, la película se reduce a la simplicidad de vez en cuando como en todo el acto que ocurre en el desierto del Sahara y el inicio en una isla de Sicilia, que pueden resultar un poco desesperante, pero sin perder de todo el hilo de la narración.


Básicamente, AQUAMAN hace lo que estas películas en solitario de DC deberían haber estado haciendo todo el tiempo: celebrar lo que hace que el héroe en cuestión sea único y dedicar todos los recursos disponibles a crear un mundo vibrante y habitable en el que el público querrá perderse (y sobre todo volver). En lo que se refiere al casting, Amber Heard como Mera esta sublime, creando una propia heroína por derecho propio que no necesita un héroe a su lado para tener personalidad propia, Yahya Abdul-Mateen II como Black Manta se nota que el universo DC le va a dar mas protagonismo en un futuro, Nicole Kidman también parece divertirse con su personaje mientras reparte alguna que otra patada voladora,Dolph Lundgren siempre gusta verlo en pantalla grande y el único que veo un poquito por debajo de la media es a Patrick Wilson, realmente me gusta como actor, pero Orm necesitaba ser más grande que la vida, que es lo que todos los demás actores son. Wilson es una amenaza demasiado discreta y no es una amenaza convincente para el gigantesco Momoa. Se necesitaba una presencia física importante en la parte, similar a cómo Michael B. Jordan trabajó en BLACK PANTHER (2018).


En definitiva y resumiendo: AQUAMAN es una aventura emocionante, imaginativa, ocasionalmente demasiado tonta (tiene sus fallos) pero sin duda alguna, establece un nuevo mundo cinematográfico increíblemente rico y ayuda a DC y Warner Bros. a poner en orden el lio que llevaban teniendo los últimos años.

Comentarios

Publicar un comentario