miércoles, 14 de agosto de 2019

Mascotas 2 (2019)


Max se enfrenta a nuevos e importantes cambios en su vida: su dueña Katie no sólo se ha casado, sino que también ha sido madre por primera vez. En un viaje familiar al campo conoce a un perro granjero llamado Rooster, con el que aprende a dominar sus miedos. Mientras tanto, Gidget trata de recuperar el juguete favorito de Max de un apartamento repleto de gatos. Snowball, por otro lado, se embarca en una peligrosa misión para liberar a un tigre blanco, Hu, de sus captures en un circo de animales.

Las mejores películas de animación son las que crecen con los niños a medida que envejecen. Al principio, todo son colores y risas, pero a medida que crecen, apreciarán la música y el dominio visual de películas, por ejemplo, de CÓMO ENTRENAR A TU DRAGÓN (2010) u obtendrán algo profundo de la complejidad emocional de películas como UP (2009) o DEL REVES (2015). MASCOTAS 2 (2019) no es una de esas películas. Más bien, es una caja grande y colorida de cereales azucarados que pones frente a tus hijos para evitar que griten, pero gracias a los personajes, escenas divertidas y una pizca de dulzura, no es nada extraño que también el espectador adulto quiera un poco de esos “cereales”.


Con la primera película de MASCOTAS (2016), se prestó mucho de la serie insignia de Pixar, TOY STORY (1995), en la que se centró en la vida de los animales a puerta cerrada, descubriendo que sus dos personajes principales se perdían en la gran ciudad y tenían que encontrar su camino a casa. Esta secuela, por otro lado, encuentra su propio ritmo dentro de un marco que se beneficia de una película que funciona mejor cuando coloca animales adorables y animados en escenarios extraños y sucesos humorísticos.


Descartando el ángulo que tomo la original, la película divide su tiempo entre tres historias principales. Están Max y Duke yendo a una granja donde conocen a Rooster doblado en la original por Harrison Ford, quien le enseña al primero cómo ser un perro valiente por una vez; También está la perrita Gidget, que debe salvar un juguete que Max le pidió que vigilara y que acaba en un domicilio donde hay un grupo de gatos eclécticos, y debe buscar la ayuda de la vecina gato Chloe  y aprender de ella cómo ser un felino apático para infiltrarse y Snowball con la historia más atractiva, mientras se propone liberar a un tigre maltratado junto con Daisy.  Básicamente son tres episodios que se enlazan en el tercer acto para un final en conjunto de todos los animales.


Pero lo que representa es una visión más honesta de los cineastas que solo están ejerciendo lo que saben que funcionará en la película. Saltamos de una historia a otra a medida que los personajes se enfrentan sus propias lecciones y entran en todo tipo de escenarios extravagantes y coloridos al hacerlo. No encontrarás una profundidad emocional o el arte creativo de una película de Pixar o como la más reciente CÓMO ENTRENAR A TU DRAGÓN 3 (2019) pero no hay nada de malo en relajarse viéndola y ver a Gidget infiltrarse en una guarida de gatos que se comportan como salvajes y un poco trastornados (que, teniendo gatos, quizá es mas real de lo que parece).Ciertamente, la película es mejor cuando abarca ese humor absurdo. Es difícil no reírse viendo a Snowball tener una pelea de kung-fu con un mono, y me atrevo a decir que incluso hay algunas bromas que harán que los adultos se rían más que los niños. Eso incluye a Chloe alucinando después de comer demasiada hierba “mágica” de su dueña o Pops colocando a los cachorros en el campo de entrenamiento y repartiendo algunas líneas hilarantemente contundentes.


En definitiva y resumiendo: El estudio de animación Illumination ha tenido un nivel de éxito financiero en la última década que desafía a Pixar porque, en ese tiempo, ha dominado una fórmula de la que nunca se sale de la línea. Esa fórmula significa tomar personajes “bonitos” de ojos grandes, paisajes coloridos y gags físicos al estilo “Looney Toons” y lanzarlos a la pantalla para convertirse en el faro para la atención de cualquier niño. Eso es MASCOTAS 2, y lo hace bien, si no de manera remota o innovadora. Al final del clímax se mezcla un mensaje sobre aprender algo nuevo (ya sea cómo ser valiente o cómo ser un gato) y usarlo para abrazar el cambio. Pero lo más probable es que los adultos obtengan un divertimento, los niños pueden olvidar el mensaje por completo cuando la película termina con Snowball rapeando sobre los pandas, pero no creo que a los espectadores les importe, porque te ríes y (siendo sincero) tiene momentos “aww” que harán que quieras abrazar a tus propias mascotas. Solo reza para que tus pequeños no pidan un perro, un gato o un tigre en el camino a casa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario