domingo, 18 de agosto de 2019

Terrores Nocturnos: Re-Animator 2 (1990)


El doctor Peter Houseman es un brillante científico en el campo de la genética que está trabajando con el ADN para crear un suero que permita a las personas regenerarse. Pero le cancelan las subvenciones y tiene que darse prisa en acabar su experimento. Para ello, el mismo se utiliza como conejillo de indias, y comienza la metamorfosis.

Di lo que quieras sobre los italianos (aunque sería especialmente cuidadoso al hablar de la mafia a menos que quieras despertarte al lado de la cabeza de un caballo), esos tipos eran confiables cuando se trataba de hacer cine de género durante algunas décadas. Hay que tener en cuenta que no siempre es por la calidad, sino en ocasiones por la cantidad de “caspa” que contiene, especialmente cuando se trata de robar alguna exitosa película extranjera. Si una película era incluso moderadamente popular, puedes estar seguro de que probablemente generó algunas imitaciones y / o secuelas falsas. El remake de Cronenberg de LA MOSCA (1986) ciertamente no podría escapar a este destino, incluso si RE-ANIMATOR 2 (1990) tardo algunos años en llegar a los espectadores con una variación de Serie Z sobre el tema.


Efectivamente, antes he dicho el título de esta película RE-ANIMATOR 2 que fue el titulo que le pusieron en nuestro país Hispania, a rebufo del éxito que obtuvo RE-ANIMATOR (1985) y esperando engañar a todos los que íbamos al videoclub y nos dejábamos llevar solo por el título. En realidad, su título original fue METAMORPHOSIS. Aclarado el tema del título, ¿Recuerdas esa escena en LA MOSCA donde Seth Brundle se convierte en un imbécil macho alfa? RE-ANIMATOR 2 es como una hora de eso, solo con un poco de un misterio (obvio) y un ángulo de Jekyll / Hyde ya que el protagonista inicialmente no es consciente de que las cosas se han torcido (científico dice que es). Las cosas parecen irle muy bien: tiene un romance incipiente con una científica que se ha interesado por su trabajo (Catherine Baranov), y ha llamado la atención de una atractiva rubia (Anna Colona) a quien le gusta burlarse de él desde la primera fila de la clase donde el protagonista es profesor. Desafortunadamente, él también ha estado haciendo más que eso, ya que su mente sigue regresando a una escena que involucra a otra mujer, solo que no está seguro de quién es ella. Un viaje a un pub local comienza a desentrañar el misterio; En lugar de involucrarse en un pulso como Brundle en LA MOSCA, Houseman descubre que posiblemente violó y definitivamente asaltó a una de las camareras.


Una versión de LA MOSCA de Italo-horror que degenera en secuencias con nuestro héroe desenfrenado suena bastante bien hasta que te das cuenta de que RE-ANIMATOR 2 fue lanzada cuando la industria italiana de terror estaba dando sus últimos suspiros. Si esta hubiera sido estrenada incluso unos años antes, probablemente hubiera sido un increíble escaparate de gore, y hubiera sido una maravilla ver un intento chiflado y de bajo presupuesto por superar el escandaloso trabajo de Chris Walas en la película de Cronenberg. Para 1990, sin embargo, los presupuestos aparentemente se habían reducido aún más, por lo que RE-ANIMATOR 2 no puede compensar su recauchutado de LA MOSCA. La película se inspira en gran medida de la película que la inspiró, pero se vuelve aún más descarada cuando casi se levanta todo el guion. Por lo general, ese es el tipo de encanto pícaro que viene con estas “estafas” italianas ya que a menudo al menos se molestan en acumular un montón de gore y absurdidad. Cualquier "encanto" aquí es en su mayoría no intencional, ya que es tan barata y en gran parte sin imaginación; Sin duda, carece del atractivo que tiene un director como Cronenberg, y no funciona particularmente bien como un drama de personajes, ya sea gracias al extraño diálogo y una variedad de actuaciones del reparto dignos de planta de interiores.


RE-ANIMATOR 2 tiene la decencia de desviarse en su elección de criatura ya que Houseman no se convierte en un insecto sino en otro animal que no pienso spoilear.Nuevamente, es algo que suena mucho más fresco que el producto final porque los efectos son muy pobres; durante gran parte de su transformación, LeBrock parece que ha estado lleno de maquillaje para hacerle anciano (ese es el "giro" aquí: el suero antiedad en realidad hace lo contrario) antes de que de alguna manera se convierta en ese animal enigmático. Incluso entonces, el efecto es ridículamente estático y solo aparece durante unos treinta segundos durante el anticlímax de la película (lo que sin duda tiene como resultado el mejor gore gag: un charco de vísceras pegajosas). Peor aún es que Houseman ni siquiera hace mucho en cualquiera de sus diversas formas: fuera de las cosas que involucran a la chica en el bar.


En definitiva y resumiendo: La estafa de VHS que se muestra aquí hace pocos favores a RE-ANIMATOR 2, pero no estoy seguro de que una mejor transparencia haría mucho por la película. Es casi asombroso cómo George Eastman, un hombre asociado con algunas películas “trash” bastante decentes, no pudo organizar una masacre memorable. Demasiado desarrollo del protagonista para saber ya lo que le va a ocurrir, mientras va cambiando y con un anticlímax que son casi 20 minutos de persecución en un laboratorio que es más pequeño que mi casa. A veces, tienes que conocer una película a mitad de camino para darte cuenta de lo que estas viendo. Como curiosidad de la “Estafa” del VHS de la época se merece un visionado, con una toma final que sin duda nunca me hubiera esperado de una película de terror.


No hay comentarios:

Publicar un comentario