Rabid (2019)


Rose (Laura Vandervoort) es una mujer tranquila y modesta que sueña con ser diseñadora de moda. Un día sufre un accidente que la deja prácticamente irreconocible, por lo que sus sueños se van al traste de la noche a la mañana. Desesperada por recobrar su aspecto, acepta someterse a un tratamiento experimental con células madre que no sólo recompone su piel, sino que la convierte en una mujer de una tremenda belleza. Sin embargo, cuando atraviesa su mejor momento en la vida tras la operación y piensa estar en la cresta de la ola, las cosas comienzan a torcerse. Pronto aprenderá que todo en la vida tiene un precio...


Rehacer una película icónica es siempre una propuesta difícil. Hagas lo que hagas, alguien será infeliz, e incluso si se acepta ampliamente que has hecho un buen trabajo, solo obtendrás un limitado crédito por tu trabajo. Por esta razón, algunos cineastas se niegan a tener algo que ver con eso, pero cuando hay un nuevo ángulo artístico para explorar, las apuestas cambian. RABID (2019) de las hermanas Soska (Jen y Sylvia) es menos una nueva versión y más una reconstrucción de la historia original de RABIA (1977) del director David Cronenberg, al abordarlo con diferentes prioridades.


Pionera como era, la película de Cronenberg tenía una trama que reflejaba esto, el accidente de tráfico que precipita la acción (y presagia uno de los experimentos del propio director con el material de otra persona que fue la película CRASH) saliendo de la nada. Aquí, tenemos la sensación de que Rose se ha estrellado con toda su vida. Interpretada esta vez por Laura Vandervoort, ya no es una modelo, sino una diseñadora de moda, un indicio temprano de que tendrá más desarrollo, pero al igual que las hermanas Soska reconocen los avances que han hecho las mujeres, nos presentan la vida incierta de una joven mujer en una industria mercenaria donde el ego es esencial para la supervivencia. Debido a que la conocemos antes del accidente, lo entendemos como algo con consecuencias más que superficiales. La desfiguración facial de Rose no solo le roba su belleza, sino que fractura su sentido de identidad.


Si bien aquí no hay nada que se parezca a la escena de pánico del metro de Cronenberg, con lo que vemos que los eventos que se desarrollan en una escala más pequeña para adaptarse a un presupuesto aún ajustado, RABID todavía ofrece su parte de conmociones, esta vez en una atmósfera cargada de reflexiones sobre el movimiento #MeToo y la forma en que la violencia funciona como un factor cotidiano en la vida de muchas mujeres. Está iluminado en un estilo que juega con los clichés de las sesiones de fotos en el mundo de la moda, el enorme apartamento vacío en el que Rose se queda con su hermana adoptiva Chelsea (Hanneke Talbot) adquiere las cualidades de un escenario. Al igual que el elegante envase con 'mezcla de proteínas' que se le da a nuestra heroína para saciar su extraño apetito, tiene un efecto de distanciamiento. En la moda, dice Rose, puedes ser lo que quieras ser, pero al aceptar una nueva versión de su antiguo rostro, se coloca en una posición en la que se le injertan otras identidades. Haciendo una pequeña concesión tras otra, gradualmente cede su humanidad, los cambios físicos que siguen parecen completamente lógicos.


Permaneciendo al margen, Chelsea es un testigo incapaz de cambiar los eventos, con todo el bagaje emocional que trae. Acercándose a medida que evoluciona la narrativa se encuentra el fotógrafo de moda Brad (Benjamin Hollingsworth), cuyo persistente interés en Rose la inquieta a pesar de su atracción inicial hacia él, como si la concesión implicara inevitablemente una pérdida de poder. Mientras tanto, las formas codificadas del mundo de la moda se mueven dentro y fuera de foco, rozando incluso el absurdo. Aunque algunos espectadores parecen haber perdido el humor últimamente, en RABID hay trazos de humor durante la historia. Es necesario que la película mantenga su equilibrio y siga siendo atractiva.


En definitiva y resumiendo: Es el horror existencial lo que realmente hace que RABID funcione y si esta versión tiene un defecto importante es que se enfoca demasiado en lo físico hacia el final, con aspectos de la secuencia final que se asemejan a ciertos videojuegos y, en consecuencia, pierden su impacto. Sin embargo, en su mayor parte, esta es una película competente, basada en la original pero que habla por sí misma. En un momento en que las normas sociales están experimentando cambios rápidos, sin embargo, logra establecer un sentido de ventaja y claramente bajo ese estilo visual que es sin duda marca de la casa de las “Soska Sisters”.


Comentarios