Terrores Nocturnos: La mansión de los crímenes (1971)


Narra 4 cuentos de terror relacionados por una vieja y fantasmal mansión en la que se realiza una investigación policial para esclarecer ciertas desapariciones.

Las antologías de terror de la productora británica Amikus, e incluso según el guion de Robert Bloch, fue el mejor reclamo para el espectador. Después de dos experimentos de género: el drama SU VIDA INTIMA (1969) y LA MENTE DEL SR SOAMES (1970), Milton Subotsky y Max Rosenberg, instruyeron a Bloch para que escribiera historias para una nueva antología de terror que realmente logró con éxito. Rosenberg y Subotsky pusieron en el puesto del director a un recién llegado, el cineasta venido de la televisión Peter Duffell, que hizo un aceptable trabajo al cumplir con sus deberes, aunque aportó una parte de la personalidad de la televisión a la película.


Las 4 historias que componen LA MANSION DE LOS CRIMENES (1971) son las siguientes:

Método para el asesinato: la historia trata sobre el escritor Charles Hiller (Denholm Elliott), quien, junto con su esposa Alice (Joanna Dunham) alquila una casa para que, en un ambiente tranquilo, pudiera escribir otra novela de terror, pero el personaje de ficción de su nuevo libro se hace realidad en la vida real…
Waxworks: la segunda historia cuenta sobre un banquero retirado, Philip Grayson (Peter Cushing), que busca una vida aislada, por lo que alquiló esta misteriosa casa. Deambulando por la ciudad, Philip entra accidentalmente en el museo de cera, donde, entre varios personajes "oscuros", vio la figura de cera de una mujer que le recordaba a una amiga del pasado...
Sweets to the Sweet: esta vez, John Reed (Christopher Lee) con su pequeña hija Jane (Chloe Franks) se hacen cargo de la casa. En primer lugar, Reed contrata a una niñera para su hija, ya que el propio padre no quiere pasar tiempo con ella. La nueva niñera encuentra rápidamente un lenguaje común con la niña, pero nota rarezas en el comportamiento del padre de Jane, que parece que le tiene miedo a su propia hija…
The Cloak - La historia final cuenta sobre un actor de cine de terror Paul Henderson (Jon Pertwee), el mismo actor que es buscado por el inspector Halloway al inicio de la película. Para rodar otra película de terror, necesita una capa de vampiro, y va a una tienda de antigüedades, donde el dueño le vende el artículo deseado por una pequeña tarifa, solo hay un, PERO, usar esta capa se convierte en un vampiro...


Como sucede en las antologías, que algunas son excelentes y otras no, LA MANSION DE LOS CRIMENES no es una excepción. El primer segmento, "The Method of Killing", tiene una buena trama, un magnífico Denholm Elliott y un excelente giro final, que realmente destruye las leyes de la lógica, pero es totalmente atmosferico. El segundo segmento “WaxWorks, a pesar de la presencia de la leyenda de culto de Peter Cushing, resulta ser francamente aburrida, con el mismo final aburrido y predecible, y el propio Cushing realmente parece que no tiene intención de actuar más de la cuenta, aunque en principio tenía razones para eso, inicialmente quería dejar el set para estar más cerca de su esposa enferma, quien murió en el mismo año. “Sweet to the Sweet” con Christopher Lee comienza siendo interesante pero luego se convierte en la historia habitual de brujería.


El cuarto y último segmento “The Cloak”, pone un punto final en esta antología, gracias irónicamente a la actuación de Jon Pertwee, que se suma a los toques humorísticos de toda la película, no se olvide de una pequeña puya al estudio rival “Hammer” y a Christopher Lee, aunque inicialmente quisieron para el papel protagonista a Vincent Price, pero Jon Pertwee hace un gran trabajo.


En definitiva y resumiendo: LA MANSION DE LOS CRIMENES es una antología de la Amikus que es entretenida pero poco más, ya que contiene dos historias buenas (sobre todo la primera) pero las otras dos son bastante aburridas (y las mas largas). Pero para todo curioso del terror de la época y las antologías, hay que echarle un vistazo.

Comentarios