Richard Jewel (2019)


Richard Jewell (Paul Walter Hauser) era un guardia de seguridad de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 que descubrió una mochila con explosivos en su interior y evitó un número mayor de víctimas al ayudar a evacuar el área poco antes de que se produjera el estallido. En un principio se le presentó como un héroe cuya intervención salvó vidas, pero posteriormente Jewell pasó a ser considerado el sospechoso número uno y fue investigado como presunto culpable.


Esta claro que el maestro Clint Eastwood nunca se retirara del mundo cinematográfico. Y eso se demuestra con estas últimas películas que ha realizado ya sea dirigiendo o interpretando, donde nos enseña la vida de los héroes anónimos americanos. Cierto es que no todas sus historias han tenido el mismo éxito, ya que por ejemplo EL FRANCOTIRADOR (2014) tuvo el beneplácito de las críticas y el público, pero 15:17 TREN A PARIS (2018) era sinceramente, un completo desastre. Ahora, regresa con RICHARD JEWELL (2019), la historia de un héroe estadounidense que salvó a cientos en un evento y se convirtió en sospechoso por el gobierno en el que creía que podía confiar. Y sinceramente, Eastwood vuelve a realizar una película muy interesante para el espectador.


Como he comentado, Eastwood se han centrado principalmente en los patriotas estadounidenses que aman a su país y harían cualquier cosa por él. Si bien este tipo de narrativa está presente aquí con su tema, la historia que gira en torno a Jewell, un héroe que se siente traicionado por su gobierno cuando lo ven como sospechoso, es lo que realmente me atrajo como espectador. Él piensa que es juez, jurado y verdugo cuando no tiene jurisdicción alguna para realizarlo, ya que es solo un simple guardia de seguridad. Uno de los aspectos que más me gustaron de RICHARD JEWELL es que nunca pintan al protagonista como un héroe unidimensional. Es retratado como una persona defectuosa que realmente tuvo suerte con todos sus esfuerzos e hizo lo correcto. Eastwood finalmente te lleva a una calle de doble sentido y lo muestra como un héroe y un tipo problemático (aparte de que es un poco “Peter Griffin”). La película aborda los relatos reales del pasado de este hombre y cómo ama a su país como una medida extremadamente tóxica. La película examina todos sus atributos negativos y los saca a la luz para que, cuando el FBI derribe la puerta y lo investigue como un sospechoso principal, el espectador empiece a sospechar sobre ello. Quiero decir, es fácil buscar esta historia en Google y ver el resultado de los eventos, pero si entras a esta película sin saber nada, realmente merece muchísimo la pena.


El comediante Paul Walter Hauser muestra momentos de potencial porque hace un gran trabajo al canalizar a Jewell que no es consciente de su idiotez para lograr un efecto cómico. Puedes hacer comparaciones entre su interpretación de Jewell con el guardaespaldas que interpretó en la película YO, TONYA (2017). Al principio puede ser tonto, pero después es mostrado en su vida personal y como vive con su madre, interpretada por Kathy Bates. Incluso cuando es aclamado como un héroe, rechaza humildemente el cumplido reflejándolo como que solo hacia su trabajo. Esto ayuda a comprenderlo en cierta manera. Además, demuestra que Hauser tiene el poder de protagonizar una película como protagonista y mantener al espectador unido al emocionalmente. Ahora estamos llegando a esa época del año en la que los actores muestran lo mejor por algunas nominaciones de miserables premios (es la pura verdad), pero personalmente me gustó el elenco presentado aquí. Por primera vez en mucho tiempo, encontré a Sam Rockwell realmente abrumador y lo mejor es que no repite el mismo papel que está haciendo en los últimos tiempos, en cambio, el interpreta a un abogado del que Richard se hace amigo al principio de su carrera y la amistad entre los dos es encantadora de visualizar. Esta persona que realmente trata a Jewell como un igual y con respeto es uno de los factores más fuertes que me hicieron disfrutar más de la película. Luego, esta Olivia Wilde como una periodista intenta lo que sea para obtener información exclusiva. Tan problemático como es la ejecución de ese personaje (un recordatorio deslumbrante de que sí, esto fue escrito por un hombre, y esta mujer existía realmente), me encanta el carisma excéntrico y vibrante de Wilde. Obviamente se divirtió mucho de estar en la película y yo encantado de que estuviera.


Kathy Bates como la madre de Jewell hace un buen papel. No para degradar su actuación ni nada, pero ella realmente atrapa a la madre comprensiva que ama incondicionalmente a su hijo y al final nos ofrece una gran escena conmovedora. Una cosa que me encanta de la dirección de Eastwood es que cuando dirige estas películas basadas en hechos reales, la secuencia destacada de la película la dirige maravillosamente. La escena del evento en el concierto de celebración del Centennial Olympic Park y cómo se lleva a cabo es una cosa excepcional y que te mantiene con una tensión constante mientras de fondo suena “La Macarena” (bueno, en ese mismo momento no, pero un poco antes si que suena la famosa canción).


Entre los puntos negativos, se puede destacar que cuando el FBI entra en la investigación sobre si Jewell realmente puso la bomba, muchos de los elementos que se nota que son ficticios son tan obvios que realmente pueden llegar a chirriar un poco. También hay que decir que la historia en un cierto momento intenta dirigirse mas hacia el drama humano, golpeando un poco eso “clichés” que parece que están dispuestos para lograr la atención del académico de turno.


En definitiva y resumiendo: RICHARD JEWELL ha sido la película que mas me ha gustado de Eastwood sobre “héroes americanos” y se nota que al proyecto le ha puesto el interés necesario. Las actuaciones son excelentes igual que el guion (casi perfecto), pero lo importante es que es una obra convincente, desgarradora y que merece ser vista de la mejor de las maneras. Larga vida a Eastwood.

Resultado de imagen de richard jewell 2019 gif

Comentarios