Terrores Nocturnos: Crímenes en Portada (1987)


Pussycat es una de las revistas eróticas más vendidas del momento. Su propietaria y directora, recibe continuas y desagradables presiones de Flora para que le venda el negocio. Al mismo tiempo tienen lugar una serie de terribles asesinatos de las modelos de la revista y de personas allegadas a la misma, cuya culminación es la recepción por parte de la directora de una foto de cada uno de los cadáveres ante un póster de ella.


La voluptuosa estrella italiana Serena Grandi protagoniza este giallo desigual pero memorable del director Lamberto Bava titulado CRIMENES EN PORTADA (1987) como Gloria, una exmodelo que hereda la revista erótica de su difunto marido; Un día, durante una sesión de fotos, recibe llamadas telefónicas obscenas de su parapléjico vecino adolescente (sic). Gloria desestima sus llamadas porque siente lástima por él, pero cuando él llama diciendo que una de sus modelos fue asesinada en la piscina de su casa, llama a la policía. Parece que hay un lunático suelto que guarda rencor contra Gloria y tiene la intención de asesinar a todas sus modelos. Aprendemos que el asesino hace sesiones de fotos de los cadáveres y se las envía a Gloria. Por supuesto, después de que el asesino elimine varios modelos, el psicópata que habla como si chupara un globo de helio va detrás de su objetivo que es Gloria.


Aunque el ritmo de Bava es bastante inconsistente, tiene algunos toques extravagantes que hacen que CRIMENES EN PORTADA se destaque de muchos giallos de finales de los 80. Los momentos más extraños provienen de las escenas en las que el público mira a través de la perspectiva del asesino cada vez que acecha a una víctima potencial.  En estas escenas, el asesino imagina que las modelos tienen caras realmente extrañas mientras que una luz estroboscópica roja se enciende y apaga lentamente.  Una de las víctimas se ve completamente sin rasgos distintivos, excepto por tener un gran globo ocular venoso en el centro de la cara. Es un efecto extraño pero que es extrañamente efectivo para el espectador.


La mejor escena llega cuando el asesino imagina que su víctima tiene una cara de abeja y la mata de una manera bastante curiosa (aparte de la actuación de la actriz). Tengo que admitir que he visto muchas cosas extrañas en películas antes, así que siempre me gusta sorprenderme con algo tan loco. Mujeres desnudas con cara de insecto y grandes tetas.


Hablando de desnudos, hay muchos, incluyendo una buena escena de sexo en cámara lenta con Grandi y George Eastman. Grandi se ve muy bien en esta película y la película intenta enfocar sus pechos cada vez que puede. Sin embargo, la mayoría de los senos son cortesía de sesiones fotográficas desnudas y cursi; el más absurdo implica un montón de momias que desenvuelven un modelo de aspecto indiferente (que es la mismísima Sabrina Salerno). Mi interés en CRIMENES EN PORTADA aumentó y disminuyó con la desnudez y los momentos aleatorios de locura. La película no es todo diversión y a veces es aburrida, especialmente cuando la policía aparece en la pantalla. Aun así, cualquier película que presente una secuencia de pesadilla en la que la heroína sea asaltada por un consolador que brilla en la oscuridad no puede ser del todo mala (al menos eso creo).


En definitiva y resumiendo: CRIMENES EN PORTADA funciona a medio gas, ya que tiene momentos muy logrados dentro del género del giallo, pero a veces el ritmo decae en ocasiones, aparte de que la película insiste en mostrar demasiados desnudos (que seguro los pajilleros de la época lo disfrutaron) pero quizá yo me esperaba algo mas y me he decepcionado. Pero merece la pena su visionado si eres fanático de este tipo de películas.

Comentarios