Terrores Nocturnos: Garrapatas (1993)


Adolescentes problemáticos de Los Ángeles participan en un proyecto de vida natural en el desierto que intenta ponerlos en contacto con las prioridades de la vida de la mano de los caritativos Holly y Charles. Cuando llegan al lugar de acampada comienza a tener problemas para acomodarse a la vida en la naturaleza debido a que los cultivadores locales de marihuana usan esteroides para acelerar el crecimiento de las plantas y han creado garrapatas mutantes.


Ahora estamos (de alguna manera) a cuatro décadas de distancia de los 80, una década cuyo legado del terror estará invariablemente ligado a las películas “slasher” por el resto del tiempo. Si bien no fue la primera década en que el terror se volvió sangriento, gran parte de la cual se limitó al género “slasher” cuando los cineastas idearon una multitud de formas de mutilar el cuerpo humano. Sin embargo, algunas de las películas mas ingenuas estaban reservada para las actualizaciones de varias décadas de un viejo elemento básico de los años 50: las películas de criaturas o bichos, donde Carpenter y Cronenberg nos ofrecieron LA COSA (1982) y LA MOSCA (1986). La película GARRAPATAS (1993) no solo parece que podría haberse inspirado en una película de terror de los años 50, sino que su enfoque también la marca como una sucesora des esas películas de los 80.


GARRAPATAS es una película sencilla pero divertida; Mientras que Carpenter y Cronenberg elevaron aún más el material que ya era genial e imbuido de seriedad, GARRAPATAS se deleita con entusiasmo en un homenaje a esas películas de “Serie Z”. Es principalmente un espectáculo de efectos especiales y sobre todo artesanos. De alguna manera, los efectos hacen que las garrapatas se conviertan en unas criaturas formidables mientras se deslizan y causan estragos. También son propensas a estallar y salpicar a todas las víctimas; eventualmente. Incluso por su estilo de atacar, quizá las criaturas del título recuerdan a ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO (1979). Incluso hay una escena en la que algunos de los personajes intentan frenéticamente encontrar una garrapata revoloteando en un laboratorio, lo que obviamente hace eco de una de las escenas más famosas de esa película. A su favor, GARRAPATAS es mejor que ALIEN COVENANT (2017).


También hay que reconocer la dirección relativamente moderada de Tony Randel. En lugar de derramar sangre desde el inicio, permite que la película desarrolle la historia y poco a poco saca a relucir el horror corporal parasitario en la película. Primero, un perro comienza a exhibir un comportamiento extraño; En poco tiempo, algunos de los humanos se ven afectados por ello. Como beneficio adicional, incluso puedes presenciar la muerte agonizante de uno de los lugareños (interpretado por Clint Howard). En la tradición del gran “recuento de cadáveres”, Howard hace poco más que morir, pero lo hace de una manera espectacular.  Si su fallecimiento fuera el punto culminante de la película, GARRAPATAS sería bastante buena, pero no es nada comparada con el clímax, donde Randel enseña todas sus cartas, con una asombrosa exhibición de gore y bichos por todos lados.


No quiero decir que GARRAPATAS sea una película perfecta y tiene motivos por los cual acabo en el fondo de las estanterías de los videoclubs. Además de los efectos, la película solo puede presumir de cierta locura que puede ser intencional o no. En retrospectiva, el reparto es bastante erróneo. Quiero decir, Seth Green es un poco exagerado como un joven problemático del centro de Los Ángeles, pero eso palidece en comparación con el otro golpe de estado. Después de ser abandonado por su padre en el centro de reunión del proyecto, el personaje de Green se encuentra con un matón (con tonos llamativos y pantalones “lampara”) que lo acosa en un juego de baloncesto de alto riesgo. Es bastante convincente hasta que se quita gafas y se revela como Alfonso Ribeiro, en ese momento te das cuenta de que Carlton esta aterrorizando a nuestro protagonista. A pesar de ellos, estos dos actores son lo mejor de la película, ya que los demás personajes están muy poco desarrollados y solo son carne de garrapata. Debido a que la premisa puede parecer demasiado simple, también intentan meter un par de escenas de drama que realmente no funcionan en ningún momento.


En definitiva y resumiendo: GARRAPATAS en su mayoría toca los botones adecuados. Funciona como película de terror teniendo una historia bastante absurda y para tomar a broma. Tiene momentos genuinos (en muchas ocasiones, con Ribeiro como centro de atención) y también es difícil negar que es un entretenimiento puro, siendo una película de monstruos anticuada en los 90´s. Así que, sin duda, una buena elección si quieres divertirte un rato entre bichos y sangre.

Imagen relacionada



Comentarios