Asia Presenta: Super 30 (2019)


Historia basada en hechos reales sobre la vida del genio matemático Anand Kumar. Un joven (Hrithik Roshan) de la India que decidió ayudar a niños provenientes de familias desfavorecidas del interior del país que soñaban con una educación. Emprendió el programa educativo Super 30 en el que entrenaba a niños para el examen de ingreso al Instituto de Tecnología de la India (IITs), además de proporcionarles una alimentación y alojamiento. Muchos de esos niños que formó están ahora trabajando en grandes empresas internacionales ocupando altas posiciones de responsabilidad en el mundo científico, informático y matemático.


La sobrepoblación es uno de los mayores males que afectan al país de India. El número de personas en este país frente a los institutos de educación disponibles es bastante desproporcionado. Como resultado, miles de estudiantes cada año tienen que luchar y estudiar mucho para obtener unos pocos miles de asientos en institutos educativos de élite. El problema se agrava cuando los estudiantes pertenecen a grupos de bajos ingresos y, por lo tanto, su acceso a una tutoría a precios asequibles es aún menor. Anand Kumar de Bihar vino como un regalo del cielo para muchos de estos aspirantes. Dio tutoría y clases gratuitas a los estudiantes y les garantizó un asiento en IIT. Esta hazaña lo convirtió en un nombre famoso en el mundo y ahora Hrithik Roshan está listo para repetir su vida en SUPER 30 (2019).


La historia del director Vikas Bahl es decente y tiene potencial. Sin embargo, los incidentes que se muestran en la película (sobre todo después de la “Intermission”) parecen demasiado irreales en algunos momentos. Los creadores afirman que se basa en una historia real, pero algunos de los momentos parecen ficticios. El guion de Sanjeev Dutta es hermético en la primera mitad. Están sucediendo muchas cosas, pero todo está bien escrito. La escritura en la segunda mitad es un poco inestable. Además, el guion parece un poco anticuado. La batalla de buenos contra malos es algo que hemos presenciado en innumerables películas anteriormente. Muchas de las escenas de los malos son típicas de las películas de los 90, especialmente la forma en que planean atacar al héroe. Los diálogos de Sanjeev Dutta son inteligentes y curiosos en todo momento (sobre todo cuando en las escenas de clase).


La dirección de Vikas Bahl funciona casi en todo momento. En la primera mitad, se las arregla para manejarlo todo bien, pero en la segunda mitad, hay varios cabos sueltos (que no quiero Spoilear) pero está claro que una de las críticas de la película es sin duda en la estafa educativa que hay sobre la educación en India. En segundo lugar, algunos personajes aparecen de repente. Hay una forma de presentar personajes importantes. En SUPER 30, Raghunath (Amit Sadh) y Purshottam (Manav Gohil) aparecen repentinamente de la nada y lleva un tiempo entender quiénes son y cuál es su relevancia para la trama. Similar, algunos personajes principales también desaparecen sin dejar rastro, hasta el clímax.


SUPER 30 pertenece al 100% a la actuación de Hrithik Roshan. Es el alma de la película y la razón por la que uno espera con ansias como intenta cambiar del género de la acción a realizar un biopic dramático. Es completamente convincente como Anand Kumar y su acento, ropa, maquillaje, lenguaje corporal, etc. son perfectos. Mrunal Thakur (Rashmi) se adapta a la película y ofrece un rendimiento decente, es un papel muy pequeño, pero tiene relevancia para la historia. Aditya Srivastava es bastante bueno en el papel de villano. Además, todos los actores y actrices que representan a la clase de Kumar hacen un buen papel. La película tiene pocas canciones y no destaca ninguna en necesidad, si tuviera que elegir una que crea mas impacto al espectador seria “Basanti No Dance” por lo que representa y lo que une una vez acaba la canción. La cinematografía es apropiada y la acción es realista y no es exagerada. El maquillaje es digno de elogio, especialmente en el caso de Hrithik.


En definitiva y resumiendo: SUPER 30 merece la pena, aparte de la curiosidad de Hrithik Roshan realizando un biopic dramático y llevando la película totalmente sobre sus hombros, siendo para mí, uno de sus mejores papeles que he visto suyos, ya que en ningún momento ves al actor, sino a la persona que es Anand Kumar. Quizá su segunda mitad tiene momentos poco creíbles y un final demasiado apresurado, pero el impacto emocional sin duda llegara al espectador y es una de esas historias que merece ser vistas.


Comentarios