¡Scooby! (2020)


Scooby y la pandilla se enfrentan a su misterio más complicado: un complot para liberar al perro fantasma Cerbero. Mientras corren para detener el apocalipsis perruno, el grupo descubre que Scooby tiene un épico destino que nadie sospechó nunca.

"Ese fue solo un comprador de bienes raíces con un par de linternas y una máquina de efectos de sonido”, quien dices estas palabras por supuesto viene de una pandilla que se llama Mystery, Inc., el cuarteto de jóvenes con personalidades distintas y un perro parlante llamado Scooby-Doo. Eran las estrellas de una serie de dibujos animados que comenzó en 1969 y se ha mantenido lo suficientemente popular a lo largo de las décadas que ahora se estrena ¡SCOOBY! (2020) una aventura animada por ordenador que parece más decidida a comenzar una nueva franquicia que a descubrir y conectar con lo que hizo que estos personajes fueran tan duraderos y populares como lo han sido.


Es (mas) que probable que todos los lectores conozcan la premisa básica de la serie de dibujos animados. A la pandilla se le asigna un misterio para resolver, generalmente involucrando una supuesta fuerza sobrenatural. Mediante una combinación de inteligencia y suerte estúpida, encontrarían la respuesta, y lo que parecía un demonio, un fantasma o un monstruo resultaría ser un villano astuto y oportunista. El grupo de entrometidos se aseguran de que el malo no se saliera con la suya, y al hacerlo, le recuerdan a la audiencia que siempre hay una explicación racional incluso para los problemas más superficiales y poco naturales.


Tenemos una idea de ello (además de lo mejor de la película), en el prólogo, que sirve como una breve historia de origen de cómo se unió el grupo. Scooby-Doo, un cachorro de Gran Danés perdido conoce a Shaggy, un solitario niño. El niño y el perro se hacen amigos rápidamente, y pronto se encuentran con el resto del grupo, resolviendo el misterio de una casa embrujada en la ciudad que está ocupada por un ladrón, no un fantasma. Hay una sincera sensación de nostalgia en este prólogo, independientemente de la inversión de uno en el programa original o en sus siguientes series.


 Después de un montaje de las aventuras de la pandilla, la sinceridad se desvanece para siempre. Mystery, Inc., compuesta por Shaggy, Scooby, la inteligente Velma, el guaperas de Fred y la empática Daphne, necesitan convertirse en un negocio legítimo para mantenerse al día con las obligaciones financieras de sus miembros. Los ¡cuatro! guionistas de la película podrían haber hecho algo al respecto (Matt Lieberman, Adam Sztykiel, Jack Donaldson y Derek Elliott), algo sobre la pandilla que intenta mantenerse en sus raíces mientras sienten la tentación del dinero fácil y la influencia de intereses, pero en cambio, a los pocos minutos el grupo se separa y Mistery Inc. desaparece.


Shaggy y Scooby se unen con Blue Falcon, el hijo de un famoso superhéroe con el mismo nombre, así como su compañero de batallas Dynomutt. Todos ellos aprenden sobre las maquinaciones de un villano bigotudo que busca los cráneos de un mítico monstruo de tres cabezas para desbloquear la bóveda secreta del tesoro de Alejandro Magno (sic) y que no es otro que Pierre Nodoyuna (doble sic). Está claro que el director Tony Cervone está más cómodo alejando la historia de la premisa básica. Esta aventura está diseñada para ser más grande, ruidosa y orientada a la acción que cualquier otra anterior aventura de Scooby-Doo. La historia se dedica más a sacar cameos de personajes de Hanna-Barbera que de realizar una historia que complazca al público. Tenemos una repetición de acciones hasta el final de la pelicula y algunos chistes anticuados, además que los personajes hacen una referencia de la cultura pop tras otra (repito, hubo cuatro guionistas).


En definitiva y resumiendo: ¡SCOBBY! solo esta pensada en atraer una audiencia lo mas amplia posible, especialmente al enmarcar la historia en el éxito de las películas de superhéroes. Puede que lo hayan realizado, pero en el proceso, sacrifican todo lo bueno que hizo que Scooby- Doo fuera tan longeva. Yo no dejo de pensar en ese gran prólogo, con un cariño por el material original y lo que podría haber sido, pero parece ser que la tendencia del director, guionistas y productora es que las películas infantiles deben tener acción, mucho ruido y chistes fáciles. Una creencia que sin duda en algunos momentos funcionan, pero que en ¡SCOBBY! no funciona en absoluto, a pesar de esos cameos que solo se utilizan para desbloquear recuerdos del adulto.

scoobedit | Explore Tumblr Posts and Blogs | Tumgir

Comentarios