MiniCriticas: El Grandioso Hombre de Pekín (1977)


Ah Wei (Evelyne Kraft) es una hermosa joven considerada la reina de la selva gracias a la protección de un simio gigante. Pero un empresario sin escrúpulos logra capturar y transportar hasta la gran ciudad a la criatura y utilizarlo de atracción turística. Ah Wei se dirigirá a la ciudad para rescatarlo.


Cuando se discuten las mejores películas de la productora de Shaw Brothers Studio, es probable que EL GRANDIOSO HOMBRE DE PEKÍN (1977) no esté entre ellas. Dicho esto, es una de las películas de Shaw más conocidas y ha desarrollado un gran culto entre los fanáticos. Además de su lanzamiento en los Estados Unidos en 1980 bajo el título GOLIATHON, fue relanzada en los años 90 por la efímera Rolling Thunder Pictures de Quentin Tarantino, una compañía de distribución diseñada para llevar películas de culto a una audiencia convencional. Esto ayudó a que creciera el estado de culto de la película, y EL GRANDIOSO HOMBRE DE PEKÍN puede haber sido hecho para aprovechar el éxito que tenía el remake de KING KONG de 1976.


Si bien la película es esencialmente una versión de Hong Kong de King Kong, no es una adaptación directa. Mezcla una buena cantidad de Tarzán con el personaje de Evelyn Kraft, Ah Wei (o Samantha en la versión doblada en inglés), y esta intersección de la historia cambia fundamentalmente la relación entre los personajes del gorila y la niña. En EL GRANDIOSO HOMBRE DE PEKÍN, el gorila crio a Ah Wei desde la infancia. La película nunca profundiza demasiado en esto (o cualquier otra cosa que no sea el entretenimiento que complazca a los espectadores), pero el vínculo subyacente entre los personajes es parental y más profundo de lo que generalmente parece que sea. Durante el tercer acto de la película en Hong Kong, tanto Ah Wei como el gorila son residentes desarraigados de la jungla; sus vidas nunca serán las mismas. La mayor parte de la película intenta mezclar humor con aventuras, pero esta trama también es trágica llegado el momento.

El guion de Ni Kuang combina King Kong y Tarzán con una imaginación distintiva de Hong Kong, pero debo admitir que los efectos especiales son bastante chapuceros para esa época en la que se estrenó, ya que se ve desde el primer momento a un tipo vestido de gorila destrozando paisajes realizados a escala. Eso hace que el espectador desconecte de la historia y solo se centre en los efectos especiales que es uno de los puntos negativos más graves. Además, la forma de filmar la película hace que sea mas exagerado la baja calidad de los efectos.

En definitiva y resumiendo: EL GRANDIOSO HOMBRE DE PEKÍN es una película que todos los amantes del cine del genero debería ver en algún momento de sus vidas. Su combinación única de King Kong y Tarzán, con el estilo de Hong Kong y trazas de Japón, y se unen para un entretenimiento que es considerada de culto en círculos de cinéfilos.

Mighty Peking GIF - Mighty Peking Man - Descubre & Comparte GIFs

Comentarios