miércoles, 3 de abril de 2019

La Boda De Mi Ex (2018)


Lindsay y Frank (Winona Ryder, Keanu Reeves) son dos desgraciados y antipáticos invitados a una boda que comparten las mismas miserias. Cansados de todo el mundo que les rodea, ambos empezarán a sentir algo el uno por el otro.

Las comedias románticas han tenido una gran reaparición desde 2018. Gracias a películas como CRAZY RICH ASIANS, COMO DESHACERTE DE TU JEFE y CON AMOR SIMON, hay muchas nuevas historias en el género. Por su parte, Netflix está liderando esta reaparición, lanzando muchas de estas películas. Dada la cantidad de nuevas comedias románticas que se han estrenado el año pasado, hay una película en el género para todos. Ahora, el último estreno que nos llega a nuestro país (aunque se estrenó en el 2018 en USA) cuenta con un dúo protagonista que es atípico en el género; Dos personas que no solo son desafortunadas en el amor, sino que también son unos capullos integrales. LA BODA DE MI EX (2018) pretende ser la comedia romántica del misántropo, pero a pesar del encanto de Winona Ryder y Keanu Reeves, es simplemente una película totalmente fallida.


Escrita y dirigida por Victor Levin, LA BODA DE MI EX se presenta como una producción para dos personas que se realizará en el escenario. El guion está compuesto completamente de intercambios de diálogos entre Frank (Reeves)y Lindsay (Ryder) en varios lugares durante el fin de semana de una boda en la que han sido invitados. Desde su primera interacción en la terminal del aeropuerto donde discuten si Frank intentó colarse frente a Lindsay para subirse al avión antes que ella, durante el resto del fin de semana, la película solo muestra sus conversaciones. Algunas veces intercambian bromas, lanzando pullas el uno al otro, mientras que otras veces uno de los dos realiza un extenso monólogo sobre la difícil situación de la raza humana o algún otro tema superficialmente filosófico.


En teoría, la premisa de centrarse en dos misántropos (personas que huyen del trato con otras personas o siente gran aversión hacia ellas) a medida que resuelven sus problemas entre sí, suena convincente. Y si bien hay escasos momentos de emoción y humor en el guion de Levin, LA BODA DE MI EX trabaja demasiado para hacer que Frank y Lindsay sean desagradables y es demasiado exitoso en este esfuerzo. Cuando se construye una película alrededor de personajes que están destinados a ser desagradables, debe haber un equilibrio en el que el público todavía les interese, de lo contrario los espectadores no se involucrarán emocionalmente en ningún momento. Podría decirse que conseguir que el público se involucre por los personajes principales es aún más importante en las comedias románticas, ya que toda la película depende del final (ya sea un momento feliz o no). Si al espectador no le importa lo suficiente los personajes principales, entonces no hay nada que les obligue a seguir viéndola (aparte, como en mi caso, que una vez empezada la quiera acabar).


La película intenta recorrer esa línea entre enseñar lo desagradable de sus personajes principales y al mismo tiempo mantener a los espectadores interesados ​​en su historia de amor atípica. Con este fin, LA BODA DE MI EX es la clásica historia romántica del odio al amor, en la que dos personajes se odian al principio, pero se aman mutuamente. Debido a que la película utiliza esta estructura de trama muy desgastada, el espectador sabe cómo acabara, la película intenta desarrollar más en el viaje personal que tienen estos dos personajes. Dado que el guion de Levin solo presenta los diálogos entre Frank y Lindsay, permite que su relación permanezca en el centro de atención durante toda la hora y media. Sin embargo, el guion de Levin en muchas ocasiones no logra que los personajes sean lo suficientemente atractivos y agradables como para que los espectadores permanezcan interesados. Hay chistes que no funcionan y diálogos que son completamente un aburrimiento que no llegan a ningún punto.Por sus parte, Reeves y Ryder hacen lo que pueden. Los dos tienen química para demostrar la clase de personas que son sus personajes. Ciertamente, después de haber trabajado juntos dos veces antes de LA BODA DE MI EX (en DRACULA DE BRAM STOKER A SCANNER DARKLY), Ryder y Reeves tienen una relación fácil. Hay breves momentos en que su encanto brilla, lo que ayuda a romper algo del cinismo que rodea a Frank y Lindsay. Sin embargo, Reeves y Ryder no son capaces de hacer que la película funcione durante todo su metraje.


En definitiva y resumiendo: Aunque LA BODA DE MI EX tenía el potencial de ser la comedia romántica del cínico o del misántropo, sus personajes son demasiado desagradables para que los espectadores se interesen demasiado en su historia o disfruten de la película. Ciertamente, hay escasos momento de humor, pero están en gran medida eclipsados ​​por el odio de Lindsay y Frank hacia el resto del mundo. Como tal, LA BODA DE MI EX probablemente decepcionará a los espectadores que esperaban una comedia romántica con un dúo protagonista tan potente. Las comedias románticas pueden haber regresado en 2018 y continuado en 2019, pero no las películas de este género están destinadas a ser exitosas. Desafortunadamente, mientras que la película intenta adoptar un enfoque vanguardista hacia el romance, los personajes desagradables de la película absorben toda la alegría del espectador y donde los diálogos continuos entre ellos no son en ningún momento interesantes, en lo que podría ser una versión mala de la trilogía “Before” realizada por Richard Linklater.

No hay comentarios:

Publicar un comentario