sábado, 6 de abril de 2019

¡SHAZAM! (2019)


Cuando Billy Batson (Angel), un chaval de acogida de 14 años que ha crecido en las calles grita la palabra ¡'SHAZAM!', se convierte en el Superhéroe adulto Shazam (Levi), por cortesía de un antiguo mago. Dentro de un cuerpo musculoso y divino, Shazam esconde un corazón de niño. Pero lo mejor es que en esta versión de adulto consigue realizar todo lo que le gustaría hacer a cualquier adolescente con superpoderes: ¡Divertirse con ellos! ¿Volar? ¿Tener visión de rayos X? ¿Disparar un rayo con las manos? ¿Saltarse el examen de sociales? Shazam va a poner a prueba los límites de sus habilidades con la inconsciencia propia de un niño.

Supongo que el pensamiento convencional de que las películas de superhéroes de DC tienen algo que demostrar frente al gigante que es Marvel, es algo discutible en el momento que estamos. Con AQUAMAN (2018) recaudando más de mil millones de dólares, WONDER WOMAN (2017) no se quedó muy por detrás, y ambos acumulan críticas más que decentes, uno podría argumentar fácilmente que a pesar de algunas películas que salieron mal (solo una de las cuales, LIGA DE LA JUSTICIA, fue un auténtico fracaso). El DCEU (Universo de DC) parece que ha encontrado el buen camino.


Lo que hace que sus películas sean interesantes, a pesar de que ciertamente en algunos espectadores este apareciendo un poco la fatiga de tanto superhéroe, es que están abiertos a probar cosas nuevas, con la próxima película de JOKER (2019) un experimento interesante, como lo que puede llegar a ser el spin-off de AQUAMAN, LA FOSA (sin fecha de estreno). Me gusta la idea de que no todas las películas tienen que ser épicas de vida o muerte y ¡SHAZAM! (2019) es un buen ejemplo de una película de superhéroes más modesta que ha dado el estudio de Warner. Dado el género y el hecho de que su presupuesto ha sido de supuestamente los $ 80-100 millones, ¡SHAZAM! no parece algo que realmente pueda salir mal.De hecho, es una película de superhéroes divertida y alegre que se remonta a un tipo de aventura familiar más antigua, con sus influencias de los ochenta al tomar el origen de Shazam y convertirlo en lo que es esencialmente lo genial que es ser un superhéroe. Es un enfoque que vale la pena en todo momento, lo que le da a la película un sabor único, incluso si sufre los mismos problemas que sufren muchas otras películas de superhéroes: villanos “random” y un metraje alargado en ciertos momentos.


El director David F. Sandberg definitivamente ha hecho una película de superhéroes dirigida a l@s niñ@s (a partir de los 8 años) que probablemente se volcarán en gran medida como los adultos nostálgicos, aunque en lo que es un movimiento sorprendentemente disciplinado, la nostalgia termina con el ambiente general de la película: con la puesta en marcha en la actualidad. La continuidad en el DCEU no se ignora. Al igual que AQUAMAN, se lleva a cabo en un mundo posterior a la LIGA DE JUSTICIA, con Superman, Batman, Aquaman y Wonder Woman que son comentados durante la película. Como en el MCU, los niños del DCEU adoran a sus superhéroes, como el personaje de Freddy interpretado por Jack Dylan Grazer que tiene una habitación llena de objetos de Superman (atentos al gag de la bala). Por lo tanto, cuando Billy obtiene sus poderes, Freddy los acepta con bastante facilidad, designándose a sí mismo como el mentor / compañero de fatigas de su nuevo amigo.Cuando se trata de Billy y Freddy, ¡SHAZAM! funciona muy bien, Grazer roba todas las escenas en las que se encuentra, pero tanto Asher Angel como Zachary Levi hacen de Billy un personaje atractivo, con Levi en el mejor momento de su vida en lo que podría ser un papel que le cambie la carrera. Hay una buena continuidad entre los dos. También me gustaron todas las cosas relacionadas con la nueva familia de acogida de Billy, con los niños, un grupo simpático que no es difícil invertir en el que, si conoces los cómics, se amortiza al final con una sorpresa.


Donde ¡SHAZAM! no funcionó tan bien para mí, estaba en las cosas más convencionales que suelen ocurrir en las películas de superhéroes. El personaje del Dr. Thaddeus Sivana (interpretado por Mark Strong) es un villano tan aburrido y random que puede rivalizar contra Steppenwolf de LIGA DE LA JUSTICA. La acción no es nada especial con todo lo que hemos visto anteriormente y tampoco sea algo que recordara el espectador cuando salga de la sala de cine. No ayuda que, en más de dos horas, la película comience a sentirse un poco lenta. Esto no habría sido un problema si al villano le hubieran dado un poco más de carisma o desarrollo, pero nunca, ni por un segundo el personaje de Strong se siente como un problema legítimo para Batson y sus amigos, a pesar de unos pocos momentos sorprendentemente violentos (la escena en la empresa del padre del Dr. Thaddeus).


En definitiva y resumiendo: Aunque ¡SHAZAM!  es más, una película con sus pros y sus contras sigue siendo relativamente única en lo que respecta al género. Incluso si la fatiga de los superhéroes se incrementó hasta un grado en la cual el espectador no pudo disfrutar completamente de BLACK PANTHER (2018) VENGADORES: INFINITY WAR (2018) e incluso AQUAMAN, se puede disfrutar completamente de ¡SHAZAM!. Hay ciertas áreas en las que diría que a DCEU en realidad le va mejor que a la mayoría de las películas de Marvel, específicamente en la forma en que se graban las películas (tanto AQUAMAN como ¡SHAZAM!) y la música (la partitura de Benjamin Wallfisch es excelente). Al final, es una buena película familiar y probablemente el inicio de otra gran franquicia de un superhéroe.



No hay comentarios:

Publicar un comentario