Asia Presenta: The Invincible Dragon (2019)


El agente encubierto Kowloon (Max Zhang) con un tatuaje de un dragón en el cuerpo, ayuda continuamente a la policía a resolver casos misteriosos, lo que lo hizo conocido como un gran agente en ascenso. Sin embargo, su personalidad impulsiva lo arrastra a un sinfín de problemas.


Si aún no has oído hablar de Max Zhang, debes saber que es probablemente uno de los actores de artes marciales más prometedores de nuestra generación. Lo ha demostrado en bastantes ocasiones, y por tanto siempre que estrena algo, es un evento (por lo menos para mí). THE INVINCIBLE DRAGON (2019), promete un enfrentamiento épico lleno de acción entre él y el artista marcial mixto brasileño Anderson Silva. Y, sin embargo, después de aparecer los primeros créditos del final, lo único que sentirá el espectador es una palabra: decepción.


El director Fruit Chan (que también escribe el guion) en su primer trabajo en el género de acción, todavía no tiene claro que significa eso, y parece que, en ocasiones durante la película, parezca que ni le interesa hacer un thriller de acción al estilo HK.En cambio lo que tenemos aquí es una rareza dentro de este género, ya que lo intenta combinar todo, porque tenemos desde acción hasta comedia cursi, elementos de “neo noir” (con la narración en off del propio Max Zhang) e incluso se atreve con la ciencia ficción, con elementos de “cuento de hadas” que involucra el tatuaje de dragón de Kowloon que acaba en un final que directamente te dan ganas de decir ¿Qué mierda acaba de pasar?. Entiendo que Chan intente hacer algo diferente, pero si no tienes todo bien planteado, lo único que puedes conseguir es reírte por no llorar del desastre que estás viendo.


De hecho, a pesar de que su clímax final que se lleva a cabo en el contexto de la icónica Torre de Macao, realmente no hay nada que destacar, estropeado por el deficiente trabajo de cámara, la edición entrecortada y las coreografías. A pesar de jactarse de la coreografía de los veteranos de Hong Kong Stephen Tung y Jack Wong, la acción es completamente decepcionante, carente de mucho suspense, emoción y recompensa para el espectador. No ayuda estas escenas también se vean disminuidas por un CGI que es peor que lamentable, lo que agrava aún más lo innecesarios que son en primer lugar (es que hay CGI hasta para poner un coche aparcado detrás del protagonista). En lugar de concentrarse solo en uno contra uno entre Zhang y la actriz / atleta de Taekwondo Juju Chan, su escena a bordo de un tren de alta velocidad tiene que terminar con una toma horrible de CGI del tren girando fuera de control (que se salva porque mientras da vueltas, tanto Zhang como Juju se siguen dando de ostias). Lo mismo ocurre con su lucha en la Torre de Macao donde el CGI te hace descolocarte todo el rato como espectador.


A decir verdad, la historia es un desastre a medias, completo con callejones sin salida y flashbacks aleatorios que te dejarán más molesto que intrigado. Lo mismo ocurre con las motivaciones de Kowloon, que son tan turbias como su comportamiento es errático, lo que hace que te preguntes si quiere venganza o simplemente probarse a sí mismo que no había perdido el espíritu del dragón (entre gritos). También hay una gran cantidad de personajes secundarios intrascendentes, incluidos el villano interpretado por Anderson Silva (que, siendo sinceros, el luchador/actor hace lo que puede y sale hasta bien parado) y una practicante de medicina china (Annie Liu) enamorada de Kowloon, que están tan esquemáticamente definidos que uno se preguntaría por qué incluso necesitaban estar en la película (atención a la escena de tatuajes… pretende ser dramática y da risa).


En definitiva y resumiendo: No hay duda de que THE INVINCIBLE DRAGON es un desastre, en donde el director y guionista son los máximos culpables. Tener a Max Zhang no significa que tengas una película de éxito entre tus manos. Una mezcla de géneros que suman a un todo incomprensible. Chan habría que preguntarle como llego a pensar en realizar esta tontería de guion tan ilógica e incoherente, especialmente si el espectador esta esperando algo, mejor que se ahorre esta película y vea a Zhang en películas tan buenas como EL DESPERTAR DE LOS DRAGONES (2015), THE BRINK (2017) o MASTER Z: THE IP MAN LEGACY (2018)

Comentarios