Vox Lux (2018)


Celeste (Natalie Portman) es una estrella internacional de la música pop que debe confrontar su legado en las horas previas a un gran concierto.

VOX LUX (2018) dirigida y escrita por Brady Corbet no es una película fácil para el espectador y seguramente no guste nada a un buen numero de ellos. Aparte de ello, visualmente y la edición recuerda mucho a THE NEON DEMON (2016) solo que, en vez de hacer una crítica sobre el mundo de la moda, es sobre el mundo de la música y sus “entresijos” y con un final que da para debate después de los créditos.


Ocasionalmente tediosa, VOX LUX es una sátira muy estilizada en la fama, y ​​un vehículo de lucimiento no solo por el espectacular desempeño de Natalie Portman, sino también por los co-estrellas Jude Law y, especialmente, por la joven Raffey Cassidy, después de que el espectador la haya visto en EL SACRIFICIO DE UN CIERVO SAGRADO (2017). Cassidy comienza como nuestra joven heroína, Celeste, quien, en 1999, sobrevive a un tiroteo al estilo Columbine que la deja con una bala alojada en su columna vertebral y dolor constante por el resto de su vida. Esa primera escena del tiroteo se muestra de una manera realista y sin restricciones que sin duda hará que el espectador tenga la sensación de “mal cuerpo”, pero ese es probablemente el punto. Captas completamente el terror de la situación, incómodo como es.


A partir de ahí, la joven sobreviviente se convierte en una estrella mediática, especialmente después de que se transmita por todo el mundo cuando canta en una ceremonia de homenaje a las víctimas del tiroteo y como se transformar en una estrella pop a finales de los 90´s. Todo esto ocupa aproximadamente la mitad de la película, y la segunda parte retoma la historia de Celeste dieciocho años más tarde, donde ahora es interpretada por Portman como una reina del pop con un problema grave de consumo de drogas, y una hija adolescente (en la que repite papel Raffey Cassidy) que casi no la conoce.En lugar de jugar esa parte de la historia con drama y tragedia, Corbet en cambio abraza el estilo visual con mucha “purpurina”, con Portman comiéndose cada escena como la estrella de pop que es. Parece que se lo está pasando en grande, y seguro que esto atrae a público, pero la revelación de la película pertenece a Cassidy. Es a través de ella que vemos el ascenso, con ella como la joven Celeste, y luego como testigo del declive de la Celeste adulta.


Jude Law también tiene uno de sus mejores papeles desde hace un tiempo, como mánager de Celeste, comparando sus días cuando cuidaba de la joven Celeste con su la versión adulta ligeramente golpeada alrededor de 2017. Corbet filma la película en una relación de aspecto 1: 66: 1, que recuerda a las películas de directores de los setenta como Ken Russell (de quien estoy seguro de que fue una influencia para Corbet), mientras que las canciones de Sia imita sin esfuerzo los estilos pop de 1999 y 2017.


En definitiva y resumiendo VOX LUX tiene todas las papeletas de convertirse en una película de culto para un grupo de espectadores, con un ambiente extraño durante toda la historia. Aparte de ello la película nos ofrece casi 15 minutos de una actuación de Portman en un concierto, que en algunas críticas que he leído, lo consideran una tomadura de pelo. Yo por mi parte creo que esta muy conseguida toda esa parte, que llega a cerrar el círculo de la historia de Celeste y que deja con sus últimos diálogos, un completo debate sobre toda la película. Esta claro que VOX LUX será amada u odiada y que merece que el lector sea el que decida a que bando pertenece.

Resultado de imagen de vox lux 2018 gif



Comentarios