The Wind (2018)


Una presencia maligna infecta a una mujer (Caitlin Gerard) que ha viajado junto a su marido al Oeste, a la frontera, para establecerse allí. La paranoia comienza a apropiarse de su mente, desatando una espiral de locura y terror.

THE WIND (2018) es una película que a mucha gente no le va a gustar. Y, lo que, es más, es que todos los elementos que mejor funcionan (el ritmo apresurado, la ambigüedad deliberada, la estructura y la perspectiva) son lo que más les gustará a esas personas. Muchas de las películas de terror bajo perfil y bajo presupuesto son de esta manera; admirablemente despreocupado de tener muchos personajes, interesado solo en alimentar una idea, desde su primer estado hasta un final que puede o no aceptar el espectador. Admito que tengo cierto “desprecio” a este tipo de genero que se consideran artísticos o de alto nivel o, lo peor de todo, intentar elevarse por encima de las demás. Pero THE WIND puede ser de este tipo sin parecer intentarlo a posta.


THE WIND puede describirse mediante una serie de palabras sueltas repetidas al revisar películas de su estilo. Si yo escribiera bien, incorporaría estas palabras como adjetivos en frases completas. Simplemente indicándolos uno tras otro me parece un mejor retrato de la película de una manera más precisa. Estas serían las palabras que inspiran intriga para algunos espectadores y manos en la cabeza para otros: atmosférica, tranquila, sombría, y la favorita de muchos críticos y que yo odio con toda mi alma que es “cocido a fuego lento”. Las mentes convencionales pueden agregar que tiene su toque un poco artístico, aunque a costa de los puristas ofensores de género que encuentran la palabra repugnante cuando precede al género del terror.


La guionista Teresa Sutherland basó su guion para THE WIND en la novela de Dorothy Scarborough, del mismo nombre, de 1925. El libro de Scarborough se adaptó previamente a la película muda THE WIND de 1928, protagonizada por Lillian Gish, aunque los momentos sobrenaturales se reemplazaron con el drama western romántico para un atractivo más amplio. Sutherland y la directora Emma Tammi crean un relato trágico de una mujer lo suficientemente loca como para ser un poco peligrosa. Su aplicación del material de origen incluye comentarios alegóricos sobre dinámicas de género sexista, desde hombres que no creen en las mujeres hasta el sacrificio de la preservación de los deberes conyugales, en el marco atípico de un thriller psicológico con un escenario del siglo XIX.


Impresionantemente, Tammi y Sutherland nunca tratan a su audiencia de manera condescendiente, sino que toman el compromiso inteligente con su película como una regla, no como una excepción. Aunque su ficción no es particularmente complicada, THE WIND se despliega en dos líneas de tiempo a través de flashbacks. La exposición a menudo llega sin diálogo, suplantada por la confianza de que los espectadores comprometidos pueden seguir líneas y tramas sin seguir la estructura cinematográfica convencional.Soy una persona al inicio de la mediana edad que no tiene experiencia directa de ser padre y cuidar a un hijo. Eso no me convierte en un crítico ideal para captar los temas feministas de THE WIND que examinan la post- depresión y THE WIND tiene más dificultades para conquistar a ese tipo de espectadores, que para aquellos que pueden sintonizar su tono.
parto. Aunque los significados exactos pueden estar abiertos a la ambigüedad, las metáforas de la película son en su mayoría claras. Sin embargo, no puedo relacionarme con esos mensajes personalmente, lo que limita mi capacidad para comprometerme en un nivel emocional con la película.



En definitiva y resumiendo: THE WIND proporciona un estilo propio como una versión inusual de una historia de “home invasión” sobrenatural en una casa en medio del desierto. En cuanto a qué tan satisfactoria es la película puede que me haya perdido algún tema personal de la película, pero tiene su peculiar encanto, y se reduce al ritmo y narración que pueda o no aguantar el espectador y si su terror sugerente agita o no su psique.



Comentarios