Star Wars: El Ascenso de Skywalker (2019)


Un año después de los eventos de Los últimos Jedi, los restos de la Resistencia se enfrentarán una vez más a la Primera Orden, involucrando conflictos del pasado y del presente. Mientras tanto, el antiguo conflicto entre los Jedi y los Sith llegará a su clímax, lo que llevará a la saga de los Skywalker a un final definitivo.


Con la última entrada en la saga de STAR WARS, EL ASCENSO DE SKYWALKER (2019), el sello final se reduce no solo a esta nueva trilogía de películas que comenzó en 2015, sino también toda la saga de los Skywalker desde el 1977. Quizás es una película demasiado grande para llegar a una conclusión con la que todo fanático este contento, pero el director JJ Abrams y el reparto hacen todo lo posible para darles al público todo lo que puedan con un majestuoso tramo final, incluso si eso significaba complicar el viaje a la línea de meta para ser totalmente gratificante.


No voy a entrar en spoiler alguno (porque seria una putada) pero si que voy a intentar comparar un poco los actos que transcurren durante la película. Lo importante para tener en cuenta es que las apuestas se multiplican por 1000 al final de la saga Skywalker, y desafortunadamente la trama se desarrolla como un padre negligente que recupera el tiempo perdido al intentar crear un viaje apresurado por Disneylandia (o la galaxia). Con un pequeño grupo protagonista recorriendo la galaxia por un motivo, tenemos a un personaje que está preocupado todo el rato y eso significa que todo lo que hacen es correr de un punto a otro. La división de la película anterior que fue LOS ULTIMOS JEDI (2017), debe abordarse, ya que la complejidad impulsada por los personajes e intentar ser otra película diferente o novedosa dentro de la saga quizá para más de uno le pareció un insulto (si, me incluyo ahí) así que JJ Abrams esquiva todos los puntos “candentes” de la anterior para ofrecernos emociones más coloridas similares a EL DESPERTAR DE LA FUERZA (2015). Mientras que el director Rian Johnson exploró la naturaleza de lo que significaba ser un Jedi y un soldado luchando en una guerra galáctica, subvirtiendo las expectativas en el camino, Abrams apunta a una historia de búsqueda y carrera contra el tiempo, llena de acción emocionante (en ocasiones) y una exposición desordenada que se apiña en la ultima media hora para que tenga sentido y que dé a los fanáticos acérrimos exactamente lo que exigen.


Si bien esta película debería estar terminando las cosas, hay tanta película metida en la primera mitad, con personajes que regresan destinados a provocar vítores de fanáticos y nuevos personajes por igual para ayudar a nuestros protagonistas y hacer que la historia se sienta conectada a un gran mito. A decir verdad, es un “fan service” en algunos de sus momentos más entretenidos, y como Abrams y el coguionista Chris Terrio nos lléva de viaje a nuevos mundos, pero que no puede evitar sentirse un poco vacío e insípida (en varios momentos) a pesar de su aventura. Nuestros héroes van de un lugar maravilloso tras otro, obtienen lo que necesitan para pasar de un modo u otro, y luego despegan justo cuando “quien ya sabemos” les persigue. Todo aquí se siente tan apurado al tratar de establecer información que nunca hay tiempo para los pequeños momentos gratificantes que permiten que florezcan los personajes y los actores. Todo tiene un ritmo vertiginoso y los hilos de la trama quedan en un segundo lugar y aun así entretiene de una manera que solo puede hacer esta franquicia.


El trabajo de los personajes establecido en EL DESPERTAR y expandido de manera buena/mala con LOS ULTIMOS JEDI se deja de lado durante gran parte del tiempo de ejecución, con personajes totalmente intrascendentes para la historia que sirven para relleno y tal vez incluso para vender algo más de merchandising. En cuanto a otros personajes secundarios, hay algún droide que finalmente tiene más tiempo en pantalla (de la saga antigua), y seguramente poca gente le pille cariño al nuevo droide DO. Los haters de Rose Tico (Kelly Marie Tran), estarán de enhorabuena, y que utilizan la táctica “Jar Jar Binks” dejándola al margen de cualquier arco narrativo (al menos que sea para ver pantallas y los radares por si viene el enemigo).


Los dos personajes más fuertes de esta nueva trilogía, Rey y Kylo, ​​salen mejor parados, aunque para examinar realmente por qué, sería revelar todas las sorpresas de la película (que no lo pienso hacer). Pero es con ellos donde Abrams parece estar enfocándose, intentando sacar lo que no molesto al fan de la película de la visión de Johnson al final de la segunda película y llevárselo a su propio terreno. Cuando llegue el final, es difícil no sentir un poco de emoción con lo que transcurre en la pantalla, ya sea con sables laser, la música etc. y intentado dar un final brillante a la historia.


En definitiva y resumiendo: Como es el caso de todas las películas de STAR WARS, se escribirá una cantidad interminable de contenido sobre EL ASCENSO DE STAR WARS en la nueva trilogía y la saga en su conjunto. Como una sola película, da algo con lo que tendría que estar satisfecho al fanático (o no, según el caso). Seguramente, los fanáticos de la saga que han estado esperando mayores conexiones con el universo seguramente salgan decepcionados, con varias sorpresas que en realidad no son muy sorpresivas. Lo que EL ASCENSO DE SKYWALKER prueba, sin duda, es que incluso cuando STAR WARS no está en su mejor momento, e incluso a veces es totalmente insípido y sin ningún tipo de emoción, todavía tiene algún aspecto que hace sonreír e incluso emocionarte. Si esto concluye la saga Skywalker, entonces creo que es suficiente. Pero espero que el día de mañana se intente crear nuevas ideas y no darnos nostalgia para complacernos, cosa que Disney no esta muy por la labor.

Resultado de imagen de the rise of skywalker gif

Comentarios