Queen And Slim (2019)


Durante la primera cita de una pareja de afroamericanos (Daniel Kaluuya, Jodie Turner-Smith) sin motivo aparente, ambos son detenidos por la policía. Tras asesinar al agente en defensa propia, juntos se darán a la fuga, propiciando así una huida desesperada de las autoridades.


Parte del poder del cine es que puede poner un rostro humano (o rostros) con la experiencia negra en Estados Unidos. Una cosa es leer otra historia sobre un oficial de policía que agredió a una persona negra desarmada, pero otra es ver una película que trata a la víctima como un individuo real, en lugar de una estadística. Películas como FRUITVALE STATION (2013) y BLINDSPOTTING (2018) han hecho de esto, un efecto desgarrador en los últimos años, y es lo mismo que la directora Melina Matsoukas hace con su debut cinematográfico titulado QUEEN AND SLIM (2019) una película sobre un par de fugitivos, en la tradición de THELMA Y LOUISE (1991). Una historia de amor en esencia, que resuena con relevancia social, pero siempre se siente muy personal en lo que explica.


La película comienza casi como una comedia romántica sobre dos personas completamente incompatibles en una primera cita, y sirve para hacer que la pareja sea más identificable, antes de que sus vidas den un giro brusco en una dirección inesperada. QUEEN AND SLIM fue escrita por Lena Waithe. Es una historia sobre las relaciones y el amor ya sea familiar o romántico, y las cosas por las que vale la pena vivir en un mundo terrible, como es un thriller en la carretera. Al abrazar la comedia temeraria a la idea de que dos personas que apenas se conocen se convierten en fugitivas juntas, la película logra cimentar la lucha de Queen y Slim de una manera que un enfoque más informal no hubiera podido.


Pero, por supuesto, QUEEN AND SLIM es seria y sincera cuando se trata de lidiar con la brutalidad policial y el dolor y el sufrimiento que se le inflige a la América negra. Es una película que reclama la narrativa al permitir que los artistas negros aborden estos problemas desde ambos lados de la cámara, a través de una historia que explora cómo la idea de Queen y Slim significa algo muy diferente para diferentes personas, dependiendo de su edad y raza. Y son las actuaciones las que realmente resaltan la humanidad de los personajes de la película y los hace sentir vivos. Kaluuya, una vez más, hace un buen trabajo como Slim, pero es Turner-Smith, una casi recién llegada al mundo del cine, quien esta sublime como Queen. Es satisfactorio ver cómo su personaje baja lentamente sus defensas emocionales y se abre a Slim en el transcurso de su viaje.


QUEEN AND SLIM está firmemente arraigada en la cultura negra, desde su banda sonora (maravillosa) y su guion. En la cinematografía, se nota que la directora ha realizado videoclips de Lemonade o Beyoncé, creando una visión poética de la América rural actual, una en la que los traumas del pasado aún persisten para muchos estadounidenses negros (como en una escena en la que Queen ve a convictos arando un campo como si fueran esclavos en una plantación) Hay momentos en los que Matsoukas fuerza un poco la historia, sobre todo en una escena de una protesta (que se puede notar como un poco folleto propagandístico). Aun así, QUEEN AND SLIM es un debut cinematográfico muy interesante para el cineasta.


En definitiva y resumiendo: QUEEN AND SLIM se adhiere a esas películas de fugitivos que escapan de la policía, pero le da nuevos matices, intentado abordarlo desde un punto diferente. Puede que no sea innovadora desde el punto narrativo, como algunos de otros dramas que han tratado la represión policial a los afroamericanos, pero como historia de amor que lucha contra tiempos peligrosos y puede que por esta razón sea más accesible al público. Quizá hay momentos en el metraje que se podrían haber cortado para agilizar el ritmo (sobre todo cuando Matsoukas le da por demostrar su estilo visual, aunque no ocurra nada) pero es una película que merece ser vista y que no defraudara.

Resultado de imagen de queen and slim 2019 gif

Comentarios