sábado, 19 de mayo de 2018

Cargo (2017)


En un mundo apocalíptico, un padre deberá salvar a su hija a toda costa.

CARGO (2017) es una de esas películas de zombies, como 28 DÍAS DESPUÉS (2002) donde nunca se menciona la palabra que empieza por “Z” y que todos sabemos cuál es, quedando simplemente en los “fantasmas” durante toda la historia. Sin embargo, hay que darles crédito a los co-directores Ben Howling y Yolanda Ramke (autores también del guion) por el que es uno de los mejores anzuelos para que piquen los espectadores y decidan ver la película durante sus 105 minutos.


Howling y Ross han hecho un llamativo debut con este thriller de terror mejor que los últimos que nos han llegado y que debería funcionar bien en Netflix. El escenario australiano es excepcional y ayuda  tremendamente a la historia, convirtiéndolo en una especie de “homenaje” de las grandes películas australianas de terror de finales de los setenta, como LA ULTIMA OLA de Peter Weir. Al igual que en esa película, la salvación recae en manos de la comunidad aborigen de la nación, a través de una niña, Thoomi (Simone Landers) que viaja alrededor de su padre “zombie”, con la esperanza de obtener sus últimos derechos ancestrales.


En un extraño giro, Freeman y Landers tardan mucho tiempo en formar equipo, pasando por una estructura un tanto episódica en la que Andy va conociendo a extraños y pensando donde puede dejar a su hija (sus motivos, los dejo para lo vea el espectador).Entre ellos hay una maestra o una pareja donde no todo es lo que parece (ese "marido"…polémico).Eventualmente, la odisea de Andy por el interior del país lo lleva a Toomi, pero no hasta que ha pasado más de una hora, lo que es quizás un pequeño error, ya que su relación podría haber usado más tiempo de pantalla y hubiera funcionado mucho mejor para el ritmo de la película.


CARGO también tiene otros problemas, como el hecho de que Andy parece demasiado relajado para un tipo que va a estar “en problemas” en cuestión de horas, si se hubiera introducido una cierta sensación de desesperación habría hecho su situación más realista, pero parece extrañamente bien con su situación hasta casi el tercer acto. Aun así, el desempeño de Freeman es excelente, y la historia va sobre sus hombros todo el rato. Landers es igualmente buena, y me gusta la manera en que Howling y Ross reconocen la historia de racismo del territorio contra los aborígenes (que, para ser justos, el cine de género australiano lo ha reconocido desde hace tiempo, incluso en películas tan horribles como ROAD GAMES de 2015 (que recomiendo pasar de largo).


En definitiva y resumiendo: Si bien el terror/thriller no es perfecto ni muy bueno, CARGO es una película de género entretenida para Netflix y que sin duda puede ser del agrado de los fanáticos del género. Puede parecer indistinguible para otras películas parecidas sobre zombies de los últimos años, pero vale la pena verla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario