jueves, 4 de octubre de 2018

Asia Presenta: Operation Red Sea (2018)


La Marina del Ejército Popular de Liberación lanza una operación de rescate para salvar a un rehén en Ihwea y se desata una batalla feroz con rebeldes y terroristas.

Dante Lam se ha convertido en uno de los directores más reconocidos del cine chino. Lo que lo hace tan impresionante es que lo ha hecho al hacer buenas películas en una variedad de géneros diferentes como la acción al estilo Michael Bay, las películas de deportes centradas en el dramatismo o los clásicos thrillers de acción de Hong Kong. Lo que sea Para su última película, Lam continúa donde lo dejó con su éxito mundial OPERATION MEKONG (2016), y abraza completamente el momento para producir un thriller lleno de acción militar. OPERATION RED SEA (2018) basado en un evento real, es un viaje caótico y lleno de acción hacia los eventos que rodean una misión para un pequeño equipo de agentes de la Armada de China mientras intentan evacuar a algunos civiles chinos de una zona de guerra en erupción. La película es una mezcla única del drama de acción militar al estilo de Hollywood con toques del propio amor de Dante Lam por el estilo de Hong Kong que se enfoca casi problemáticamente en su trama y en su carrera narrativa. Aun así, Lam cumple sus promesas con acción, tensión y un conjunto de secuencias notablemente diversas que hará que los fanáticos de la acción estén contentos con los resultados.


OPERATION RED SEA está repleta de acción brutal con secuencias de combate llenas de tiroteos de alto octanaje y tensión. Dante Lam siempre ha tenido un ojo para la acción y la ha utilizado durante la mayor parte del tiempo. Con toda seriedad, incluso después de la secuencia de acción inicial, mostrando a nuestros héroes mientras asaltan un barco que ha sido secuestrado por piratas, la película rara vez respira y no se dedica únicamente a configurar la trama y los hilos para llevar la película a la siguiente secuencia de acción. Esto deja a OPERATION RED SEA sintiéndose como una experiencia intensa, lanzando a los espectadores a una “batidora” caótica donde las balas se mueven rápido, pero la narración se mueve más rápido todavía. La intención de la película parece ser recrear esa sensación de caos en la guerra. Aparte de unos pocos momentos de noticias en tv, que indican la situación que lleva a nuestro equipo militar al desierto, los espectadores se enfrentan junto a ellos a su nueva misión. Sabemos tan poco como la mayoría del equipo y Dante Lam no duda en mostrar la brutalidad, el caos y la violencia del conflicto que los rodea (con no pocos momentos gore) En este sentido, OPERATION RED SEA es impresionantemente efectiva para crear la sensación abrumadora de confusión, miedo y tensión que los personajes están sintiendo, y por eso la película es una gran recomendación para amantes de lo bélico y la acción.


El problema que surge de la intensidad de su ritmo y el enfoque casi continuo de la acción no le da a la película mucho tiempo para sentir una conexión entre los personajes y el espectador. Hay momentos en los que los personajes tienen tiempo para interaccionar unos con otros, a través de escenas más pequeñas como molestar a uno de los soldados por sus caramelos o las bromas divertidas entre el nuevo francotirador y su observador, pero todo es bastante superficial. Por supuesto, las actuaciones del elenco son impresionantes, especialmente una escena al final del segundo acto de Jiang Luxia, ya que intenta desesperadamente salvar a uno de sus compañeros soldados, pero la película necesitaba desesperadamente más tiempo en el primer acto que para establecer un poco de humanidad al conjunto, para que la recompensa del espectador este equilibrada con la acción.


Para aquellos que quizás estén preocupados de que OPERATION RED SEA pueda terminar siendo un poco ' Hollywood', no tengan miedo porque Dante Lam ciertamente inyecta su propio estilo y un poco de esa diversión de HK en la mezcla. Aquí hay muchas secuencias dinámicas, incluido el uso de una secuencia de cámara lenta "sin cortes" en la incursión del inicio que establece el estilo de la película muy bien, pero Lam no teme el escandalo. Como se menciona, hay muchas batallas y ataques con armas de fuego para tener esa sensación de la zona de guerra, pero incluso va un poco más allá de eso. Hay un par de secuencias de desactivación de bombas, una llegada en paracaídas para el equipo y, tal vez mi escena de acción favorita en la película, una persecución de tanques que termina en un enfrentamiento en una tormenta de arena. Es una película elegante y brillante, pero que se eleva con estilo.


En definitiva y resumiendo: Si bien OPERATION RED SEA sigue siendo un “mix” de muchas situaciones, sufriendo principalmente por su falta de desarrollo para sus personajes principales, los resultados siguen siendo espectacularmente entretenidos. Con un ritmo que nunca descansa, impulsado por una acción implacable y despiadada, y el estilo que se filtra por cada grieta que hace de esta una película una visita obligada para los fanáticos de la acción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario