lunes, 12 de agosto de 2019

Historias de miedo para contar en la oscuridad (2019)


Un grupo de adolescentes debe resolver el misterio que rodea a una serie de repentinas y macabras muertes que suceden en su pueblo.

Estaba bastante curioso por saber que podría salir de una película titulada HISTORIAS DE MIEDO PARA CONTAR EN LA OSCURIDAD (2019) con Del Toro sentado en la silla del productor, y el director André Øvredal que ha demostrado ser un especialista en el cine de género con dos buenas películas (la primera mejor que la segunda) consecutivas en TROLL HUNTER (2010) y LA AUTOPSIA DE JANE DOE (2016). Naturalmente, eso significa que generalmente será decepcionante según las expectativas contra la ejecución real que tiene la película. Incluso con eso, la película termina siendo entretenida tanto para niños como para adultos. El problema es que nunca encuentra el equilibrio correcto, pero hay escenas muy bien construidas y un ritmo eficiente que la convierten en una película perfecta para este caluroso agosto.


HISTORIAS DE MIEDO PARA CONTAR EN LA OSCURIDAD es, sin embargo, una película de terror para niños (de entre 8 y 15 años) bastante agradable, inspirada en la combinación de narraciones básicas para la juventud y elegantes escenas de terror basadas en la colección de libros (de los que da título la película). A veces, la película se esfuerza demasiado por cruzar la línea entre una película para adolescentes y adultos, con unos momentos en la película me hicieron preguntarme por qué no se inclinaron más en ambas direcciones cuando es necesario. La atmósfera general en Halloween  es consistente, al igual que el uso del año 1968 para darle un ligero ambiente de cuento de hadas / fantasía que realmente hacen sumergir en la historia al espectador. La trama general se siente bastante genérica, obviamente muestra amor y homenaje por las películas de género infantil de los 80 como UNA PANDILLA ALUCINANTE (1987) o LOS GOONIES (1985) pero la historia que une las piezas es demasiado hueca, a pesar de una gran actuación de Zoe Colletti y una elección sorprendentemente audaz para paralelar los eventos con una crítica social sobre Vietnam y Richard Nixon.


La razón por la que alguien querrá ver HISTORIAS DE MIEDO PARA CONTAR EN LA OSCURIDAD, particularmente en los cines, es por esas escenas de terror que son elegantes, tensas y divertidas. Øvredal canaliza un poco de Sam Raimi en esta película con momentos clave que incluyen por ej. la escena de la habitacion roja, pero cada una de las "historias" tiene su propia personalidad que las distingue del resto. La película nunca intenta asustar a los espectadores, sino que genera una tensión antes de desatar a los monstruos contra los jóvenes protagonistas que compiten contra el tiempo para resolver el misterio de la película de fantasmas habitual (que ya hemos visto en bastantes ocasiones). Øvredal sabe cómo construir una buena secuencia de terror con atmósfera (cosa que ocurría con LA AUTOPSIA DE JANE DOE) y aún puede utilizar esas herramientas incluso en una película para niños.


En definitiva y resumiendo: Si la narrativa básica y la trama hubieran sido más fuertes y no dependieran tanto de los típicos “scary jumps” usados ​​en exceso, HISTORIAS DE MIEDO PARA CONTAR EN LA OSCURIDAD podría haber estado a la altura de las inmensas fuerzas creativas que se estaban reuniendo para esta película. Aun así, el niño de mi interior se deleitó al ver ese estilo de película de terror que si la hubiera visto con 10 años me hubiera encantado, y cuando la película necesita tener éxito, lo hace con guiños astutos y momentos bien elaborados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario