Avengement (2019)


Mientras disfruta de un permiso, un convicto (Scott Adkins) logra escapar de la justicia con el objetivo de dar caza a los responsables de que se convirtiese en un asesino a sangre fría. Su batalla es tan física como espiritual, pues busca redimir su alma de todos los años que invirtió manchando de sangre una ciudad fría y austera.


Para aquellos que lo saben, el actor Scott Adkins es algo muy específico, y sus recientes colaboraciones con el director Jesse V. Johnson han dado, en su mayoría, buenos ejemplos de la forma del actor. En PERRO SALVAJE (2017), Adkins arrancó y se comió el corazón aun latiendo de un hombre; en ACCIDENT MAN (2018), abordó una colección de asesinatos coloridos; y en TRIPLE AMENAZA (2019), se juntó contra actores talentosos en el mundo del cine de acción internacional. Pero mientras que la última película fue ligeramente socavada por su propia ambición, AVENGEMENT (2019) va en la dirección opuesta, reduciendo todo a lo esencial y ofreciendo una película de “serie B” violenta que logra la mejor actuación de su estrella.


A pesar del título absurdo, AVENGEMENT es una película de género a pequeña escala de exactamente las proporciones correctas y con la actitud correcta. Como punto de partida para la historia de lo que sucede cuando Scott Adkins entra en un bar, no da muchas sorpresas: mucha gente va a morir. Pero la capacidad de la película para moderar esa carnicería con un drama de personajes es un desarrollo agradable y un testimonio del hecho de que hay más en el actor Scott Adkins, aparte de repartir patadas y hacer un acento ruso bastante horrible.


No hay acentos rusos en AVENGEMENT. Adkins interpreta a Cain Burgess, el hermano pequeño de un gran mafioso (Craig Fairbrass) que se ve irrevocablemente cambiado por una temporada en la cárcel. Los detalles de por qué Caín termina encarcelado (y por qué tuvo una estadía tan particularmente desagradable) se revelan gradualmente en el transcurso de unos tensos 90 minutos, con suficientes revelaciones enclavadas entre los frecuentes puñetazos para que todo se sienta como si dijera algo que realmente importa y no solo excusándose en la violenta acción.


Pero vaya acción. Lo digo una y otra vez, pero todo lo que exijo de una secuencia de acción es claridad: quiero poder ver lo que está sucediendo. Pero AVENGEMENT es el tipo de película de acción rigurosamente coreografiada que parece que te recompensa activamente por tu atención; se deleita en que puedas ver cada momento que induce una mueca de dolor. Incluso si AVENGEMENT carece de la personalidad extravagante de las colaboraciones anteriores de Adkins / Johnson, no se trata de grandes actuaciones. El propio Caín, con su cara cicatrizada y dientes de metal al estilo de Tiburón (personaje de James Bond) aparece al principio como un personaje sacado de una serie de dibujos animados. Pero su humanidad se despliega gradualmente a través de flashbacks, como es el de los personajes secundarios que están atrapados en el pub donde Caín ha acorralado a sus enemigos. Sus personalidades aún son un poco flojas, pero la forma en que los actores secundarios (incluido Thomas Turgoose como un joven bobo que “mucha ladra, pero poco muerde”) actúan e interactúan como debe ser.


En definitiva y resumiendo: ¿Que necesita el espectador de una película como AVENGEMENT? Todos los ingredientes están aquí, en las cantidades correctas, y sazonados al gusto. Tenemos a Adkins en posiblemente su mejor papel en la pantalla junto a Boyka, una historia que importa al espectador, una acción bien coreografiada y violenta que hará las delicias de los fanáticos de la acción, y realmente merece la pena.

Comentarios