The Fanatic (2019)


Un fanático al cine (John Travolta) desarrolla una peculiar obsesión con su héroe favorito de acción, Hunter Dunbar (Devon Sawa), que le lleva a averiguar su paradero y, posteriormente, a destruir su vida profesional y personal.


Han sido unos años difíciles para John Travolta en lo que respecta a sus películas. A pesar de un buen papel en la serie THE PEOPLE VS O.J. (2016) su producción en la pantalla grande ha variado desde el vilipendiado (su proyecto/obsesión GOTTI) hasta ser ignorado (cualquiera de sus últimas películas como TRADING PAINT, SPEED KILLS y THE POISON ROSE). THE FANATIC (2019) seguramente será su película más destacada en años (algo no muy difícil), pero no se puede negar que no es un buen escaparate para un actor aún icónico.


Dirigida por Fred Durst (el cantante del grupo Limp Bizkit), THE FANATIC intenta reinventar radicalmente a Travolta permitiéndole profundizar como Moose, un fan desquiciado. Hay que darle un poco de crédito a Durst por transmitir cierta simpatía por su antihéroe, pero no es una película lo suficientemente hábil como para caminar por esta cuerda floja y decidiendo darle una discapacidad intelectual. Travolta ha dicho en entrevistas que se supone que es autista, pero no está particularmente explicado en la historia. Vemos a Moose buscando consejos como artista en el bulevar de Hollywood, donde se hace pasar por un bobby inglés, pero nunca tienes una idea de cómo paga su alquiler, se alimenta y así sucesivamente. Simplemente parece existir, y si estás haciendo una película como esta donde Moose es el protagonista, se necesita algo de desarrollo. Sin ella, Moose es un personaje muy poco desarrollado. Travolta utiliza todo tipo de gestos (como el movimiento incontrolable de su ciclomotor) y luce un corte de pelo realmente memorable, pero todo está a nivel de la “parodia”.


De hecho, Durst parece haberle dado “carta blanca” al actor, pero el rendimiento de Travolta es desequilibrado. Él parece una caricatura, algo que es utilizado por los bocetos que Durst utiliza durante la historia. Si Moose fuera solo un tipo malo o acosador, esto no sería un gran problema, pero es el protagonista. El rendimiento de Travolta solo cobra vida en las escenas finales, que son tan buenas que casi canjean lo hubo anteriormente. Sin embargo, no estoy seguro de quién es el culpable, Travolta o Durst, ya que ni el material ni el rendimiento son tan precisos como necesita la película.
De alguna manera, esto es una lástima, porque, aunque defectuoso, THE FANATIC tiene algunas cosas que funcionan. Si bien está recibiendo un lanzamiento VOD, está bien filmada. Visualmente, Durst tiene un ojo decente como director, y no debe ser criticado tanto como lo fue con su banda de un-metal. Devon Sawa que es la estrella que Moose idolatra hace un buen papel, ya que desde el primer momento es un personaje que nos cae mal y Durst merece algo de crédito por no intentar humanizarlo. En cambio, es claramente un matón, y es obvio que Durst quiere que simpatices con Moose hasta cierto punto, o al menos eso parece. Dura unos “apretados” ochenta y nueve minutos, pero otros diez minutos más o menos de desarrollo del personaje habrían sido muchísimo mejor.


Más allá de la relación de Moose y Hunter, hay otras cosas sobre la película que no puedo “comprar” como espectador. Por un lado, un personaje se elimina desde el principio de una manera que las autoridades deberían haber descubierto de inmediato, pero nada sucede hasta un momento conveniente (y que nadie se puede creer). Este es un agujero en la trama que es difícil de ignorar. Otra área problemática es la relación de Moose con el personaje interpretado por Ana Golja como su amiga paparazzi. Nunca se explica cómo se hicieron amigos y su relación no tiene mucho sentido. Su narración dura también parece una ocurrencia tardía, como si se agregara para darle un poco más de coherencia a la película. Se podría haber eliminado y la película no sufriría ningún tipo de perdida.


En definitiva y resumiendo: Al final, THE FANATIC sería solo otra película de género pasable si no fuera por el rendimiento de Travolta, que es caricaturesco de una manera que parece contraria a lo que Durst está tratando de lograr. Dado que Moose es nuestro protagonista, si ese elemento de la película no funciona, nada lo hará. Tal vez su ex coprotagonista Nicolas Cage podría haberlo logrado, pero dado lo que es en estos días, se siente más allá de la capacidad de Travolta, y sinceramente es algo que no me gusta decir porque es un buen actor. Cuando era bueno, era genial y espero que esta película no sea la ultima (que eso no ocurrirá ni de coña)


Comentarios