Zombieland: Mata y remata (2019)


En esta secuela y empleando el característico sentido del humor del que hizo gala "Zombieland", el grupo de protagonistas tendrá que viajar desde la Casa Blanca hasta el corazón de los Estados Unidos, sobreviviendo a nuevas clases de muertos vivientes que han evolucionado desde lo sucedido hace algunos años, así como a algunos supervivientes humanos rezagados. Pero, por encima de todo, tendrán que tratar de soportar los inconvenientes de convivir entre ellos.


Lo que hace que ZOMBIELAND: MATA Y REMATA (2019) sea tan desenfrenada y digna de una secuela tanto como la convierte en una película objetivamente más débil es el hecho de que todos los involucrados sabían exactamente qué hizo que la primera fuera una película tan única y divertida. Para bien y para mal, todo lo que hizo que la película original fuera una entrada en el subgénero de la comedia zombie se duplica aquí: un elenco fabuloso, brillantes muertes de zombies y gags interesantes. Lo mucho que disfrute el espectador de la película dependerá por completo de cuánto aprecie todo lo que hizo que la original tuviera tanto éxito entre el publico.


Lo que hizo que la primera película funcionara tan bien fue la química entre los cuatro protagonistas, y mientras Breslin queda un poco “fuera de juego” en la historia, los otros tres trabajan su química junto con un ambiente cómodo lleno de bromas fluidas que hace que se convierta en algo entretenido. Se unen a ellos nuevas incorporaciones como el personaje de Madison interpretada por Zoey Deutch, una caricatura de una millenial tonta que afortunadamente se perdió la moda de las redes sociales. Deutch roba cada minuto de su tiempo en la pantalla, encajando perfectamente en la dinámica de las estrellas que regresan, una alternativa bajo mi opinión alucinante y vestida de rosa. Sin embargo, no todas las nuevas incorporaciones brillan al mismo tiempo, con Rosario Dawson como Nevada, un personaje vive en una atracción temática de Elvis pero que tiene poco que aportar a la mesa que no sea un interés romántico para el personaje de Tallahassee interpretado por Woody Harrelson.


Pero si bien la secuela abarca factores clave del legado de la original, con demasiada frecuencia se apoya en otros hasta el punto de crear un poco de hastío. Tomemos como ejemplo la enorme lista de reglas de Columbus. Una característica distintiva del original que destacó la paranoia cómica del personaje y creó algunos elementos de diseño inteligentes para arrojar a la pantalla, están exhaustos aquí como si los guionistas Paul Wernick y Rhett Reese se creyeran que están creando uno de los mejores momentos de la última película. Reglas como "Cardio" o "Mata y remata”, aparecen en la pantalla tantas veces que se siente como un asalto. Incluso hay una brecha de varios minutos entre Columbus y Flagstaff (Thomas Middleditch) - este último pretende ser una especie de Doppelganger - ya que comparan sus reglas y sus asombrosas similitudes y diferencias notables. Eisenberg y Middleditch tienen un tiempo de comedia lo suficientemente bueno, pero al final, solo quería que alguien les dijera que pararan ya con el chiste, porque es sin duda la escena mas aburrida de toda la película.


En cuanto al apetito vicioso del espectador, hay una acción más ligera y asesinatos más sangrientos, con el director Ruben Fleischer teniendo más confianza detrás de la cámara después de asumir proyectos más grandes en los últimos años. La sangre brota más libremente, golpea la tierra con más fuerza y, con un enfoque similar al de los videojuegos, la secuela ofrece zombies evolucionados con apodos inteligentes, lo que proporciona nuevas y variadas amenazas para el equipo. Esto se explora un poco con zombies más agresivos llamados "T-800", pero al final, caen tan fácil como los demás. Hablando de eso, el clímax final parece otra pieza de material reciclado, solo que esta vez es mucho menos colorida e inteligente.


En definitiva y resumiendo: A diferencia de muchas secuelas de comedia que lamentablemente malinterpretaron lo que hizo las originales (ZOOLANDER 2, DOS TONTO MUY TONTOS 2), ZOMBIELAND: MATA Y REMATA realmente abarca las cosas correctas que hicieron que la original fuera una buena película. En ocasiones, puede desviarse hacia un territorio que no puede dejar de parecer demasiado fácil e incluso complaciente, con la historia en sí sobre cómo encontrar a un personaje de la “familia”. Todo eso sobre la mesa, estaría mintiéndome a mí mismo y a todos ustedes si dijera que no me lo he pasado bien. El elenco funciona (sobre todo con Harrelson y Zoey Deutch) y los guionistas ofrecen material ingenioso para trabajar, y la acción zombie ofrece sangre mas que suficiente. Zombieland sigue siendo divertido de visitar después de todos estos años, pero espero que no haya que esperar 10 años para ver una tercera entrega.



Comentarios