1917 (2019)


En lo más crudo de la Primera Guerra Mundial, dos jóvenes soldados británicos, Schofield (George MacKay) y Blake (Dean-Charles Chapman) reciben una misión aparentemente imposible. En una carrera contrarreloj, deberán atravesar el territorio enemigo para entregar un mensaje que evitará un mortífero ataque contra cientos de soldados, entre ellos el propio hermano de Blake.


La guerra es un negocio desagradable que crea películas emocionantes. Las grandes del género han tomado el épico espectáculo de dos o más bandos enfrentados y se han mezclado con temas filosóficos con la acción de explosiones, peleas cuerpo a cuerpo, batallas de tanques y todo tipo de caos. Tienes razón si piensas que 1917 (2019) será más de los mismo, pero después de unos minutos el espectador comprenderá que lo que ofrece es diferente a cualquier película de guerra que se haya visto, una que te sumerja en la primera línea del caos, terror, dolor y paz en formas que sorprenderán al más escéptico.


La ejecución de este enfoque de la historia lleva unos minutos para acostumbrarse, ya que la película comienza en un campo escénico y nuestros dos protagonistas descansan un poco antes de ser despertados para el servicio. Los seguimos mientras atraviesan el campamento, a través de trincheras desordenadas y hacia los agujeros negros donde un general les da su orden desalentadora, para que luego comience un score con el sonido de un reloj (score realizado por Thomas Newman. Al principio puede ser un poco difícil hacer un seguimiento de todo, pero me sorprendió lo inmerso que pronto se convierte todo cuando comienzan su misión. Es en estos primeros momentos donde la increíble tensión no se libra a través de una batalla inminente o de emocionantes tiroteos, sino a través de la inquietud que proviene del suspense de la guerra.


Los dos hombres, y por lo tanto el público, no tienen idea de lo que va a suceder. A medida que el dúo avanza lentamente a través del páramo yermo que es la tierra de nadie, no tenemos idea de si una bala pudiera salir disparada de la inmensidad. Entre el impecable diseño de producción, el trabajo surrealista de Deakins y la edición cuidadosa de Lee, estamos justo detrás de estos hombres y sentimos cada huella en el barro y cada escalofrío. Las apariciones de actores más reconocibles son breves y actúan como viñetas en la gran historia, mostrando la complejidad de los efectos de las dificultades que pueden tener estos hombres.


De aquí en adelante, Mendes y el equipo exhiben una clase magistral de cine, combinando la estructura de la historia de SALVAR AL SOLDADO RYAN (1998), la intensidad y la emoción de DUNKERKE (2017), y el enfoque estilístico de BIRDMAN (2014). Se realiza un experto trabajo combinando el repentino caos de su misión con los momentos increíblemente humanos, con Mendes y Wilson-Cairns escribiendo pequeños momentos que hacen que la película sea más un estudio de estos personajes y su disposición a perseverar ante las imposibles probabilidades. Realizar todo en una serie de tomas largas, con los "cortes invisibles" tan bien escondidos por Lee que se merece todos los premios que puede recibir en el aspecto técnico y permite a Mendes mantener momentos particularmente emocionales, dejando que el dolor y la tensión de la guerra se instalen y jueguen en tiempo real. Es brutal e imposible mirar hacia otro lado, capturando innumerables momentos con una sensación de autenticidad sin explotar en otras películas de guerra.


Acercándose un poco al estilo de Hitchcock, estos momentos más tranquilos llevan al espectador a una sensación de calma y familiaridad, solo para estallar en un estado de pánico e inquietud a medida que la naturaleza de la guerra aparece. Deakins, enmarca todo, desde las batallas aéreas hasta los tiroteos desde el punto de vista de uno de los personajes principales. Sin duda una escena que transcurre en un pueblo es uno de los momentos de tensión que traspasaba la pantalla y directamente me hacían removerme en la butaca. También 1917 tiene problemas (no todo es perfecto). La forma en que se construye la historia y esos momentos en los que aparecen personajes en los momentos tranquilos se ven un poco forzados y no añaden nada a la historia. Aparte de esto, está claro que la historia solamente está construida para llevar al espectador a esas escenas de tensión e inmersión que tan bien funcionan, lo que deja claro que la historia es un simple “correcalles” o cola de parque de atracciones que mientras esperas, te ponen imágenes para que no te aburras entre escena y escena.


En definitiva y resumiendo: 1917 esta cerca de rozar la maestría en todos los aspectos técnicos y es difícil de explicar si no eres capaz de visualizarla. Es una experiencia visceral y desgarradora. Lo que Mendes y su equipo ha logrado un gran logro cinematográfico que es una gran manera de comenzar el año. Quizá su aspecto negativo sea una historia que como he contado antes, es que el guion es solo una pequeña excusa para demostrar los logros técnicos que se han conseguido en la película, pero sin duda, es una película que hay que ver obligatoriamente y en pantalla grande (como tiene que ser).

Resultado de imagen de 1917 movie gif

Comentarios

  1. 1917 es una espectacular y estremecedora hazaña técnica. Un rompecabezas visual con un impecable trabajo de montaje fundamentado por ese largo plano secuencia capaz de ofrecernos una inmersión total en los horrores de la Primera Guerra Mundial.

    Es una pena que un guión amparado en pasajes surgidos de la casualidad, la superficialidad de sus personajes y la ausencia de conflictos morales no acompañen al resto de apartados. Sea como fuere, es una experiencia que merece ser disfrutada por sus valores visuales y dirección.

    Un saludo y buena crítica.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario