Diamantes en Bruto (2019)


Howard Ratner (Adam Sandler) es el propietario de una joyería ubicada en el barrio de los diamantes de la ciudad de Nueva York que vende en exclusiva a ricos y famosos. Un día se produce un importante robo que le obliga a tener que afrontar una deuda económica que no está preparado para pagar.


Los hermanos Safdie tienen una habilidad especial para ambientar historias basadas en personajes que pueden ser la escoria de la sociedad. Su película anterior fue GOOD TIME (2017), una historia que se centró en un estafador criminal que corría por Nueva York para liberar a su hermano de la cárcel en el transcurso de una larga noche. A pesar de la actuación inesperadamente carismática de Robert Pattinson, no fui el mayor fanático de la película en general (me pareció normalita). Ahora, los hermanos están de vuelta con DIAMANTES EN BRUTO (2019), un nuevo thriller con un nuevo personaje a seguir, se llama Howard Ratner y podría ser el personaje más molesto y fascinante del cine de los últimos tiempos. Además, ha sido traído a la vida por una actuación digna de un premio por parte de ¿Adam Sandler?.


Sandler interpreta al dueño de una joyería judía llamado Howard Ratner, un estafador molesto, abrasivo y egocéntrico que tiene una adicción al juego y a tomar decisiones equivocadas una y otra vez. La película desde el primer momento te empuja al estilo de vida agitado de Howard: dirigir su tienda, vender joyas falsas, ser infiel a su familia, deber miles de dólares a prestamistas etc. Es como si su conciencia estuviera en receso las 24 horas del día, los 365 días del año. Pero una vez que el jugador de los Boston Celtics, Kevin Garnett (oh sí, la película transcurre en el 2012) entra en su tienda y se topa con la última adquisición de Ratner, un Ópalo de Etiopía. ¿Los hermanos Safdie tienen una lista de actores cuyas filmografías están un poco de baja y solo los recogen para transformarlos para que puedan ofrecer actuaciones dignas de premios? Lo hicieron con Robert Pattinson y ahora lo han hecho con Adam Sandler, cuya actuación es el principal reclamo. Incluso mientras escribo esto, todavía estoy asombrado y totalmente incrédulo por el hecho de que los hermanos Safdie (y su compañero en el guion Ronald Bronstein) escribieron un papel para Adam Sandler y él actor nos ofrece uno de sus mejores papeles en el cine. Este es el Sandler que quiero ver en la pantalla y esta de 10. Mientras habla con un acento judío y se viste con ropa de marca elegante, Sandler lo da todo con este papel a través de divagaciones constantes, temperamento y una persistencia molesta. Es el perdedor más delirante de la historia en la última década cinematográfica.


Además de la actuación impulsada por el personaje de Sandler, la belleza principal de la película proviene de la capacidad de los Safdie para evitar que simpatices con esta terrible persona. La cámara se enfoca principalmente en Ratner cuando ves cómo va por el mundo, y aunque puede ser uno de los personajes más molestos de todos los tiempos, ves cómo el mundo no cumple con sus reglas y los diversos escenarios que pone él mismo. Ratner no se preocupa por el estado de los demás; solo le importa beneficiarse a sí mismo. Es un perdedor desesperado y nunca sientes empatía hacia él, sino que te entretiene. Puede ser esta persona caótica y maníaca, pero lo que eleva el ritmo frenético de la película son las personas que habitan su mundo. Mientras observas sus muchas deudas abiertas, también el espectador es testigo de la angustia de las personas que han sido jodidas por él. En lugar de hacerte sentir lástima por Ratner, lo sientes por todos los que tienen que lidiar con Ratner.
La película es un viaje directo y emocionante en el que sigues a un personaje cuya vida está llena de muchas “pestañas abiertas” que parece que nunca puede cerrar. Está tan cegado por su propio interés que lo hace incapaz de comprender cualquier tipo de consecuencia. La mejor manera de describir DIAMANTES EN BRUTO: es como ver a alguien jugar un juego de "elige tu propia aventura" y ese jugador sigue tomando las decisiones equivocadas, presionando los botones equivocados, y estás justo al borde de tu asiento, esperando si le va a explotar todo en la cara. Al fin de al cabo, es una hermosa fábula sobre el espíritu humano en su propia retorcida forma.


DIAMANTES EN BRUTO tiene algo que me cabrea bastante, y es que Sandler tiene potencial para hacer grandes películas, pero no quiere o es demasiado vago para hacerlo, el actor es feliz con su productora Happy Madison y cada año darnos una comedia horriblemente mala y que haga que odie de nuevo al actor. Lo mejor que podría pasar es que el actor cerrara su productora, porque seguramente sería la mejor elección que haría en su vida.


En definitiva y resumiendo: DIAMANTES EN BRUTO es una película intransigente, con cambios de tono durante toda la historia, que va desde el humor negro hasta la violencia seca que se suman al caos de todo unido. Visto así no debería funcionar esa mezcla, pero lo hace de manera brillante. Un trabajo extraordinario de la productora A24 que paso a paso, se esta haciendo un nombre en la industria y que revitaliza por completo la carrera de Sandler, del que espero que nos ofrezca más papeles como este.

Resultado de imagen de uncut gems gif"

Comentarios