La Perfección (2019)


Una chica prodigio obsesionada con alcanzar la perfección tocando el violonchelo comienza a sufrir una serie de cambios siniestros en su vida.

He tenido la suerte de ver LA PERFECCIÓN (2019) de Richard Shepard, sin haber visto absolutamente nada. Realmente ni sabia de la existencia de esta película directa para Netflix, pero por lo menos el nombre de Shepard me sonaba de algo (de la película MATADOR). También hizo un gran trabajo en la serie GIRLS de HBO (según palabras de la primera dama critica usease mi pareja) y al emparejarlo con una de sus estrellas de la serie, Allison Williams, para un atípico intento de terror.


Si bien frustrante a veces e inconsistente en otras, LA PERFECCION, aunque no es necesariamente válida en su conjunto, es un gran entretenimiento. Shepard siempre ha sido un estilista ingenioso, y aquí se muestra un toque de “grand guiñol” que hace de esta una película de terror ocasionalmente repugnante (pero en el buen sentido) que debe mucho a directores como David Cronenberg, así como el género de terror extremo que nos trajo Asia hace varios años.La única manera de obtener el máximo partido de LA PERFECCION es no leer mucho al respecto antes de verla, ya que depende de las reversiones de último minuto donde se ve la misma secuencia de eventos rebobinado y se repite desde diferentes perspectivas con nueva información añadida. No todo es lo que parece, incluso si, después de un tiempo, las motivaciones se vuelven un poco demasiado oscuras o difíciles de tragar por el bien de la película.


Williams tiene un papel a medida como el ex prodigio, que viaja a China para volver a encontrarse con sus antiguos mentores solo para tener una “alianza” con su nueva favorita, interpretado por Logan Browning de la serie QUERIDOS BLANCOS (2017). Para las dos comienzan las cosas extrañas una vez que un asistente al concierto se enferma con una enfermedad grotesca, pero una vez más, las cosas no son lo que parecen. Justo cuando crees que lo has resuelto la sorpresa del guion, LA PERFECCION tiene un montón de giros perversos que va lanzando al espectador. Se puede decir que Shepard se está divirtiendo con el público, y tiene un liderazgo ideal en Allison Williams. Esta actitud distante del personaje significa que nunca puedes entender realmente lo que está pensando, lo que hace que los constantes giros sean difíciles de predecir cuándo se presenten.


Algunas secuencias son genuinamente efectivas, por ejemplo, una escena en un autobús que es un punto culminante importante, y las actuaciones ayudan a unir el guion general, y aunque no todas convence, y algunas pueden ser un poco demasiado extremas para algunos espectadores, nunca se podría decir que LA PERFECCIÓN juega con seguridad. Entonces, si la película no está a la altura de su título, al menos se divierte intentándolo.


En definitiva y resumiendo: Por supuesto, LA PERFECCIÓN depende bastante de algunos trucos para que realmente funcionen, y no estoy seguro de que la historia pase a una conclusión aceptable una vez que se haya descubierto todo. No importa, la película es divertida en sus 90 minutos de metraje. Está bellamente dirigida y actuada, y la verdad es que en las últimas películas que nos ha ofrecido Netflix de baja calidad, sin duda LA PERFECCIÓN merece mucho la pena.



Comentarios