Terminator: Destino Oscuro (2019)


Sarah Connor (Linda Hamilton) y un híbrido de cyborg y humano (Mackenzie Davis) deberán proteger a una joven (Natalia Reyes) de un nuevo Terminator líquido que viene del futuro.


¿Alguna vez Hollywood se ha esforzado tanto por una franquicia como lo han hecho con TERMINATOR (1984)? Parece que dos películas perfectas no fueron suficientes, sin importar el hecho de que James Cameron se mostró satisfecho con el final definitivo que trajo a la saga con TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL (1991). Primero, TERMINATOR 3: LA REBELION DE LAS MAQUINAS (2003), una secuela de serie B con presupuesto, luego TERMINATOR SALVATION (2009) que debería haber sido buena, pero fue un autentico desastre (para mi la peor de toda la saga) y acabo llegando TERMINATOR GENESIS (2015) que con su calificación NRM12 perdió gran parte de la fanaticada. Y en este 2019 nos llega TERMINATOR: DESTINO OSCURO (2019) para intentar arreglar todo lo sucedido desde TERMINATOR 2 y que viene con un elemento sorpresa que es la vuelta de Linda Hamilton.


Esta claro que James Cameron quería hacer que la gente todavía quería ver a Hamilton recrear una de las heroínas de acción más icónicas de todos los tiempos. Si alguien hubiera pensado en traerla de vuelta en “modo héroe de acción” (a diferencia de los cameos baratos que supuestamente le ofrecieron), probablemente podríamos habernos ahorrado algunas secuelas de Terminator. Hamilton, de unos sesenta años, pasó un año para ponerse en forma para el papel, y se nota, y digamos que no ha perdido el ritmo desde TERMINATOR 2, aporta la misma intensidad al papel que hizo que la segunda película fuera un cambio de juego para el personaje. Si ella era inestable en la segunda película, ahora está aún más loca, ya que la vida le ha dado algún golpe duro en los veinte años transcurridos, lo que la hace estar más dispuesta que nunca para hacer volar las cosas por el aire.


La saga TERMINATOR siempre ha sido su historia, por lo que es agradable verla de nuevo como protagonista, como una especie de mentora del personaje de Dani interpretado por Natalia Reyes, que es, en esencia, la nueva Sarah Connor, ofreciendo una actuación que intencionalmente es lo que hizo Hamilton en la original. De hecho, DESTINO OSCURO y como punto negativo, parece que esta moldeada al mismo estilo de las dos primeras entregas y básicamente, repite los esquemas que funcionaron, siendo un guion un poco vago (y que arriesga poco) con Mackenzie Davis como el soldado humano, Grace, muy en el modo de Kyle Reese. Tiene varias persecuciones al principio y el gran clímax en una fábrica como en TERMINATOR 2. El Rev-9 de Gabriel Luna también está muy en el molde del icónico T-1000 de Robert Patrick, hasta el punto de que es prácticamente una copia al carbón. Una película como TERMINATOR 2, con su combinación perfecta de CGI y acción violenta, es un arte perdido. Nunca volveremos a ver cosas así y el director Tim Miller, no tiene los recursos o el conocimiento que Cameron tuvo, lo que significa que la acción simplemente no se puede comparar con nada en las dos primeras películas.


Sin embargo, lo que sí tiene es unas buenas actuaciones, no solo con Hamilton sino también con Davis, cuyo delgado físico es perfecto para ser un soldado aumentado. Sin embargo, lo mejor de todo es posiblemente Arnold Schwarzenegger, que es tan bueno cuando finalmente reaparece que casi se lleva la película el solo. Hay una razón por lo que es tan icónico, y si bien la idea para que vuelva es un poco absurda, su personaje es la variación más interesante del cyborg desde TERMINATOR 2. En el otro lado tenemos la actuación de Natalia Reyes que directamente no esta a la altura ni de la película ni de su personaje, posiblemente el personaje mas odioso que vamos a tener durante toda la saga, con una sobreactuación que es lo que tendría que haber tenido el otro actor Gabriel Luna como villano de la historia. Directamente esta a años luz del T-1000 de Patrick y no tiene ningún tipo de aspecto amenazador para crear tensión en el espectador.


En definitiva y resumiendo: Esta claro que TERMINATOR 2 fue tan buena que es imposible que un seguimiento de esa historia este a su altura, aunque sea con el propio James Cameron (que solo hace de “Padrino” en esta película). DESTINO OSCURO funciona como película de acción palomitera, pero su guion deja claro que no arriesga e intenta repetir los mismos esquemas de las dos primeras entregas, eso quizá es un arma de doble filo entre los nostálgicos y solo el tiempo dirá si habrá otra entrega mas. Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger juntos en pantalla de nuevo es un regalo para los espectadores. Lo único que pido (como opinión) es que el personaje de Natalia Reyes desaparezca en la siguiente película y que el CGI no parezca salido de MATRIX REOLADED (2003).

Resultado de imagen de terminator dark fate gif



Comentarios