Asia Presenta: The Beast (2019)


Una niña es encontrada con las extremidades amputadas. Dos detectives, Han-su y Min-tae, rivales desde siempre, se hacen cargo del caso. En un principio, la investigación se resuelve fácilmente cuando Han-su arresta al presunto sospechoso, pero, aun así, pronto se convierte en un misterio cuando Min-tae levanta sospechas sobre el reciente arrestado. Mientras tanto, Han-su se topa con alguien que le insiste en que conoce al verdadero culpable.

THE BEAST (2019) está basada en el thriller francés ASUNTOS PENDIENTES (2004) de Olivier Marchal. En esta, las superestrellas francesas Daniel Auteuil y Gérard Depardieu lucharon por el puesto de jefe de la policía de París. Varios robos deberían allanar el camino hasta ese puesto. Esta situación competitiva hace que ambos policías tropiecen moralmente varias veces y se traduce en una catástrofe. Jung-Ho Lee se hizo cargo de esta estructura básica para su película THE BEAST, para la cual también escribió el guion. En comparación con la original, que ya era sombría, en la versión coreana se nota más la dirección hacia la tristeza y la degeneración del ser humano.


THE BEAST prescinde de los héroes clásicos. En cambio, presenta constantemente personajes egoístas que, frente a la violencia que los rodea, se han vuelto completamente aburridos y desde hace mucho tiempo han tomado el camino equivocado. El thriller oscuro se centra claramente en la espiral descendente por el policía Jeong, interpretado por Sung-min Lee. Lee interpreta al personaje voluminoso de manera formidable y se las arregla para nunca perder completamente el contacto con el personaje que se hace difícil según pasa el metraje. Jae-myung Yoo, por otro lado, se retira significativamente como Han. Lo cual es una pena, ya que Yoo tiene una química muy fuerte con Lee.
Y, sin embargo, la película con demasiada frecuencia se queda en un territorio inusualmente básico para una película coreana. El tiempo de ejecución es de 131 minutos, así que hay espacio suficiente para que la historia respire y para que los personajes principales tengan muchas oportunidades de enfrentarse, pero, por muy hábil que sea, hay poco aquí para distinguirlo del exceso de dramas oscuros coreanos. Ocasionalmente, amenaza con romper la estructura, específicamente durante una secuencia de vigilancia maravillosamente tensa que explota en una reyerta caótica y brutal en varios pisos de un bloque de apartamentos, pero no hay suficientes dosis de adrenalina a la trama para proporcionar un impulso suficiente a la lentitud general que a veces aparece y la naturaleza implacablemente deprimente de la historia en general.


Para una historia tan sombría, es algo sorprendente que el gore se use con moderación y que los verdaderos escalofríos provengan del descubrimiento de dónde pueden haberse cometido los actos más atroces, vislumbrando las herramientas involucradas y escuchando los gritos de las víctimas como banda sonora. El motivo principal de THE BEAST es enfocarse en los efectos más amplios de los crímenes y la cooperación bastante reacia entre las unidades policiales, por lo que para todas las secuencias de autopsias es mucho menos sanguinario de lo que podría haber sido (que, a mi parecer, no me molesta).

"¿Quién es la bestia?", se preguntará el espectador durante la película. ¿Se dice que el asesino en serie asesinó a 14 personas de manera inhumana? ¿Es el policía quien condena a la justicia para resolver un caso? ¿O es el policía quien repasa una multitud de cadáveres para su propia carrera? A medida que avanza la película, se hace cada vez más difícil responder a esta pregunta, porque todos los personajes de la película se embarcan en una fatídica espiral descendente, sobre la cual nadie parece tener ningún tipo de control en algún momento.


En definitiva y resumiendo: THE BEAST puede resultar en ocasiones una película “pesada” para el espectador, por algún problema de ritmo, pero también es emocionante el duelo interpretativo de los personajes principales y sobre todo a una parte final que deja un impacto más allá de la palabra “Fin”. Pero el impacto del thriller ciertamente habría sido diferente si se hubiera puesto un enfoque más claro en los personajes principales y la dinámica de sus acciones. THE BEAST debería haber sido 20 minutos más corta. Especialmente en la parte media, la tensión baja varias veces y eso hace que el efecto se reduzca. Aun así, una película recomendable tanto para los fanáticos del cine asiático como del suspense y el thriller.


Comentarios