Mister Video: Showgirls (1995)


La joven y ambiciosa Nomi Malone (Elizabeth Berkley) viaja a Las Vegas con el objetivo de convertirse en una estrella del espectáculo. Empieza trabajando como bailarina de striptease, pero acaba consiguiendo una audición para cantar en el coro de una obra del Casino Stardust, donde trabaja la starlette Cristal (Gina Gershon). Sin embargo, Nomi no tardará en darse cuenta de que el mundo que la rodea es más duro y menos brillante de lo que pensaba.

Antes del estreno de la película SHOWGIRLS (1995) que consiguió ser la burla de muchos críticos cinematográficos, Paul Verhoeven estaba en lo mas alto de Hollywood, debido al éxito de INSTINTO BASICO (1992). Inicialmente, Verhoeven había planeado continuar su carrera con una película titulada CRUSADE, con Arnold Schwarzenegger a la cabeza. Desafortunadamente, la compañía de producción Carolco no vio suficientes motivos para el éxito de la película cuando ya estaban pasando dificultades financieras, aparte de una reunión donde Verhoeven se dedicó a hablar sobre Dios y que nada es seguro, así que Carolco se lanzó a realizar una locura de piratas dirigida por Renny Harlin, que finalmente se hundiría en la taquilla por una suma de $ 100,000,000 y cuyo titulo es LA ISLA DE LAS CABEZAS CORTADAS (1995).


Después de la decepción de CRUSADE, Verhoeven centró su atención en SHOWGIRLS, un proyecto que tanto él como Joe Esterhas habían planeado durante su tiempo trabajando juntos en INSTINTO BASICO. Ambos fijarían su mirada en Las Vegas para realizar una película de striptease, números musicales y la ambición del ser humano. Para hacer justicia al guion, Verhoeven proponía deliberadamente una calificación NC-17 con el fin de negociar con la infamia para generar publicidad. Verhoeven también tenía una razón estética para buscar la calificación ya que durante la realización de INSTINTO BASICO, el director, según se dice, participó en numerosas batallas con los censores sobre la explicidad de la película. Anticipando peleas similares con SHOWGIRLS, Verhoeven trató de evitar conflictos al dejar en claro desde el primer momento que la película iba a tener una calificación NC-17.


Esterhas, quien era uno de los guionistas mejor pagados en Hollywood en ese momento, supuestamente recibió $ 2,000,000 por adelantado por el guion y un bono considerable una vez que un estudio comprara los derechos. Drew Barrymore fue originalmente considerada para el papel principal junto con Charlize Theron y Angelina Jolie, aunque Verhoeven se decantó por la debutante en la gran pantalla que fue Elizabeth Berkley. Verhoeven afirmó que Berkley obtuvo el papel porque podía combinar la actuación, el baile y la voluntad de comprometerse con la desnudez a gran escala en la pantalla, que muchas otras actrices en ese momento no aceptaban.


Esterhas afirmó que el esquema general de la trama para SHOWGIRLS se le ocurrió en un sueño febril inducido por el cannabis, aunque esto probablemente fue después de haber visto EVA AL DESNUDO (1950) ya que, narrativamente hablando, SHOWGIRLS es una repetición esquemática del clásico de Joseph L. Mankiewicz. En una entrevista con el director realizada años después, comento que SHOWGIRLS era: “la película más elegante que había realizado”, si bien es difícil estar de acuerdo con el director en tal afirmación, es difícil rechazar esa declaración por completo. La primera vez que el espectador ve la película, por lo general SHOWGIRLS deja un regusto malo. El guion se revuelca en un atolladero misógino de sordidez, violencia y controversia. Las actuaciones son incómodas. La música es horrible e intrusiva. La fotografía es llamativa y el diseño de producción es de mala calidad. Tomada al pie de la letra, la película de Verhoeven es mala. La fetichización de Nomi y sus reinas bailarinas filtradas a través de la lente abiertamente masculina de la cámara de Jost Vacano acaba agotando al espectador. Para resumir, es merecedora de todo el desprecio que tuvo de (casi) todo el mundo cuando se estrenó en cines. ¿Es SHOWGIRLS realmente una locura que debería ser condenada al basurero de la historia cinematográfica? ¿O es, una película “mal entendida” construida a sabiendas, que busca satirizar la preocupación de Estados Unidos con la pornografía, las celebridades, el capitalismo y el narcisismo?


Si el lector piensa en las anteriores películas de Verhoeven, (casi) todas meten un dedo en el ojo de América. En ROBOCOP (1987), Verhoeven realizo una sátira ante la obsesión de Estados Unidos con las armas y la política de derecha. En DESAFIO TOTAL (1990) enfocó su visión en la preocupación masculina de Estados Unidos con su propio reflejo. En STARSHIP TROOPERS (1997) analizó la inclinación de la nación por el militarismo y la xenofobia. En EL HOMBRE SIN SOMBRA (2000), el voyeurismo obsesivo se colocó bajo el microscopio con resultados inquietantes. Ahora considere el diálogo repugnante y desconcertantemente atroz en SHOWGIRLS. Si está de acuerdo en que la intención del escritor y el director es reflejarle al espectador la forma en que Estados Unidos busca fetichizar a las mujeres a través del lenguaje y la cultura, el diálogo de la película comienza a tener sentido.


En cuanto a la fotografía, el score, el diseño de escenarios y la aterradora coreografía de baile, si vas a hacer una película que satirice la obsesión de Estados Unidos con la pornografía, el capitalismo, la auto gratificación y la prostitución comercial, entonces seguramente la estética general de la película debe reflejar esto. El diseño de producción ciertamente lo refleja, el escenario de “La Diosa” muestra la incorporación de volcanes explosivos y motociclistas vestidos con cuero. La música, mientras tanto, compuesta por David A. Stewart, presentada después de que el compositor original, Prince (el PUTO PRINCE) abandonara, se ajusta perfectamente al material. Cuando se considera que Verhoeven quería que la música fuera banal, para reflejar el hecho de que los shows de “La Diosa” no eran tan buenos, el enfoque anti musical de la película, retrospectivamente, parece inspirado.


Luego está el baile. La coreografía de baile es claramente representativa de la sensibilidad 'antierótica' de Verhoeven. Las rutinas de baile son vulgares y discordantes, caracterizadas por movimientos mecánicos y agresivos. Las mujeres son sexualizadas constantemente durante estas rutinas. El sueño americano, mientras tanto, se vuelve ofensivo por asociación. Un mayor estudio revela que la galería de películas grotescas recuerda las sensibilidades de John Waters en el género del “trash”. No hay una sola actuación que no sea una exageración hiperbólica. Elizabeth Berkley puede haber soportado la peor parte de la crítica por su actuación caótica como una muñeca Barbie descoordinada con poco control de los impulsos (o ningún control). Sin embargo, el resto del elenco es igual de exagerado y no tuvo tanta mala critica como la actriz principal.


No todo en la película puede ser aceptable cuando se vuelve a revisar la película. El acto final de SHOWGIRLS se tambalea en el territorio de la violación y la venganza cuando el único personaje comprensivo de la película, Molly, es brutalmente violada en grupo por el séquito de su famoso ídolo. La escena es incómoda e inquietante, y no está sincronizada con el tono que tiene la película. Cuando el largometraje vuelve a ese estilo “camp” al hacer que Nomi se embarque en una misión de venganza de dibujos animados con su omnipresente navaja, se siente como una especie de policía encubierta que directamente descoloca al espectador como preguntándose ¿y esto?.


A pesar de su estatus como la película de NC-17 más exitosa en la historia hasta ese momento, tras su lanzamiento SHOWGIRLS fue criticada rotundamente. Los críticos la odiaban. Los números en la taquilla fueron bajos, y todos los asociados con ella fueron posteriormente ridiculizados. Los agentes de Berkley la dejaron de lado. Verhoeven luchó para encontrar trabajo dentro del género de ciencia ficción durante el resto de su estadía en los Estados Unidos. Kyle McLachlan se distanció de él, al igual que el guionista Esterhas, afirmando: "Claramente cometimos errores ... Tal vez hubo una cierta arrogancia involucrada".


A pesar de esto, la película posteriormente encontraría su audiencia a través de una serie de proyecciones/ fiesta como películas de medianoche. La comunidad gay, luego del rechazarla durante su estreno, adoptó con entusiasmo la película, lo que la ayudó a convertirse en uno de los lanzamientos de VHS más rentables de la MGM. En los años que siguieron, su atractivo de culto ha seguido creciendo. Una secuela titulada SHOWGIRLS 2: PENNY´S FROM HEAVEN, fue lanzada en 2011, dirigida por Rena Riffel, (Penny Slot en la película original), y en 2013, una parodia musical fuera de Broadway titulada “Showgirls. El musical”, fue estrenada con gran éxito.
Destacados críticos y cineastas han vuelto a ver la película para volver a evaluar sus méritos en los últimos años, argumentando sus cualidades como una reinterpretación subversiva del mito de HA NACIDO UNA ESTRELLA. Esta reevaluación culminó recientemente con el aclamado documental YOU DON´T NOMI (2019), de Jeffrey McHale que traza la controvertida historia de la película y el posterior éxito como película favorita del cine de culto.

Y el lector… ¿estas preparado para ver la película más caliente del año?
De cualquier año.


showgirls gifs Page 2 | WiffleGif

Comentarios