MiniCriticas: The Beach House (2019)


El viaje de dos enamorados se convertirá en una carrera para la supervivencia cuando unos invitados inesperados comiencen a mostrar signos de una misteriosa infección.


Con dos cortometrajes anteriores, Jeffery A. Brown hace su debut cinematográfico con THE BEACH HOUSE (2019), una película de suspense que llega al corazón del miedo universal que todos compartimos cuando se trata de la microbiología desconcertante. Es decir, que no tenemos absolutamente ninguna idea de qué organismos nocivos se encuentran debajo de la superficie. Aunque apenas reinventa el subgénero, el propio Brown ha citado públicamente clásicos del género como ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO (1979) o LA INVASION DE LOS LADRONES DE CUERPOS (1956) y otras como inspiración, pero la película realmente pertenece más al lado donde LA NIEBLA (1980) o THE BAY (2012) residen. Es probable que encuentre meritorio el invertir 85 minutos en la atmósfera y la tensión que la película emite.


Contar la historia de dos parejas que repentinamente se enfrentan una nueva enfermedad desconocida, rápida y terriblemente potente es solo el comienzo de por qué THE BEACH HOUSE es efectiva. Como una película de terror, este tipo de concepto no es nuevo, pero como siempre suelo decir, la originalidad está sobrevalorada. El esquema íntimo, como lo indica el título, junto con el elenco mínimo, crea un tono claustrofóbico que se establece de inmediato. Los temas sobre los invitados “no invitados”, el contacto con lo desconocido y el intento de encontrar un camino para sobrevivir son paralelos a los arcos de los personajes con la trama de una desatada plaga. Es una película sutil, que deja muchas más preguntas que respuestas, pero el guion está lleno de consideración.


Mientras que THE BEACH HOUSE cabalga sobre el reciente auge de las películas de Lovecraft, particularmente en la forma en que usa la atmósfera, las preguntas y la persona común que entra en contacto con el surrealismo de otro mundo, es una película donde esos mismos rasgos pueden hacer o deshacer el disfrute de la película. El pequeño elenco tiene un rendimiento sólido y el uso de la iluminación blanca brillante de la primera mitad de la película que colapsa en la oscuridad y los colores enfermizos, que crean una potencia visual impresionante (el momento en el balcón). Tiene un ritmo bastante lento y el estilo minimalista es lo que probablemente dividirá a algunos espectadores. El tercer acto cumple algunas de sus promesas, particularmente en cómo la plaga sigue actuando sobre las personas (sin entrar en spoilers), que se muestra fantásticamente en una secuencia de increíbles efectos especiales caseros, pero aparte de eso, la película reproduce cosas mucho más atmosféricas.


En definitiva y resumiendo: THE BEACH HOUSE es una visión obligada. Si bien algunos espectadores pueden no aceptar un guion vago (que no deja de serlo) y un enfoque completo en el miedo atmosférico, mezclado con algo de terror que recuerda a David Cronenberg, son esos mismos detalles los que hacen que el director Jeffrey A. Brown y sus habilidades ejecutadas con eficiencia y consideración. Es una película perfecta para ser lanzada justo en estos tiempos del Covid, pero la naturaleza lovecraftiana de la idea se asocia con algunos momentos astutos de “body horror” que la convierten en una de las películas más interesantes en lo que llevamos de año.

Comentarios