Mister Video: La Jungla de Cristal (1988)


En lo alto de la ciudad de Los Ángeles, un grupo terrorista se ha apoderado de un edificio tomando a un grupo de personas como rehenes. Sólo un hombre, el policía de Nueva York John McClane (Bruce Willis), ha conseguido escapar del acoso terrorista. Aunque está solo y fuera de servicio, McClane se enfrentará a los secuestradores. Él es la única esperanza para los rehenes.

Seguro que pensáis ¿Qué se puede contar mas de LA JUNGLA DE CRISTAL que no se haya dicho ya? No mucho. Pero tengo ganas de hacerlo. LA JUNGLA DE CRISTAL (1988) no solo es la mejor película de acción de la década de 1980, sino que es quizás la más grande que se haya comprometido con el celuloide. Antes de John McClane, las estrellas de acción eran tipos descomunales cuya hipermasculidad se reflejaba como si fuera una caricatura. Un año antes, el director John McTiernan había elegido al arquetipo musculoso y superestrella mundial Arnold Schwarzenegger en el papel principal de DEPREDADOR (1987), otro éxito de taquilla de Hollywood lleno de bíceps y testosterona.



Arnold casi conseguiría el papel principal aquí también, y es quizás debido a su omisión que la película ocupa un lugar tan especial en los corazones de miles de cinéfilos. No me malinterpreten, Schwarzenegger es una personalidad única, su carisma intangible en pantalla lo convierte en uno de los más icónico de todas las estrellas de acción, pero Bruce Willis supuso un cambio con su interpretación de John McClane, agregando una profundidad al género, con su prodigiosa mezcla de ironía, sarcasmo y vulnerabilidad. McClane es un “héroe” que entendía el dolor y las ironías que le ofrecía la vida en el edificio Nakatomi.


El casting del relativamente desconocido Willis fue algo sorprendente considerando el nuevo estatus de McTiernan como uno de los nombres más importantes del género, aunque su reputación como uno de los mayores innovadores del cine de acción puede explicar su decisión. Arnold puede ser la última persona que imaginarías interpretando el papel de McClane en retrospectiva, y el director podría haber elegido entre numerosas estrellas después de que el roble austriaco rechazara el papel al recibir un guion inacabado del colaborador de DEPREDADOR, Joel Silver, pero el anuncio de que Willis adornaría el cartel del largometraje fue algo curioso. Antes de su gran avance en la pantalla grande, Willis era mejor conocido como David Addison en el drama televisivo de los 80 titulado LUZ DE LUNA, entregando una nueva mezcla de comedia y drama que resultó ser el “pase” para el reacio antihéroe de McTiernan. Gracias a personajes en películas como LA JUNGLA DE CRISTAL o ARMA LETAL (1987) de Richard Donner, las películas de acción evolucionarían de una manera que puso la personalidad por encima del músculo durante la última parte de la década de 1980. El género había prosperado desde hacía mucho tiempo con violencia exagerada y frases ingeniosas, pero ahora la acción era de alto octanaje, los personajes eran completos y emocionalmente entrañables siendo la vía de escape más pura del cine y el espectador.


Ninguna película captura esa época de los 80´s como LA JUNGLA DE CRISTAL. McClane es un policía de Nueva York que no está preparado para la vida en California después de llegar a la fiesta de Navidad de su ex esposa, pero aún más para lo que se avecina. En Los Ángeles, es un pez fuera del agua, un hombre desconcertado que ha dejado atrás una acumulación de seis meses de trabajo de Nueva York en busca de una reconciliación festiva. En la superficie, es un héroe despreocupado con un sentido del humor impenetrable, pero como aprende rápidamente el joven conductor de la limusina que es enviado para llevarlo hasta el edificio donde trabaja su ex esposa, hay una humildad en él que no se puede reprimir.


Incluso el espectacular heroísmo de nuestro protagonista lleva consigo matices de un ser humano “real”. Cuando McClane es atacado en la parte superior del Nakatomi Plaza de cuarenta pisos y se está preparando para saltar, no está preparado para dónde pueden llevarle sus acciones, tratando de convencerse a sí mismo de la acción e incluso ofreciendo promesas a Dios a cambio por salir vivo. Mientras se arrastra a través de los huecos de los ascensores y se balancea a través de las ventanas de vidrio, lo hace no como un hombre duro, sino como un tipo desesperado que intenta hacer lo correcto de la única manera que sabe.


Todo esto convierte a McClane en un héroe, pero ¿a qué precio? McClane, es alguien que actúa en consecuencia, un personaje en conflicto que no puede hacer el bien por hacer el mal. Puede que sea un gran policía, pero también es un marido pésimo, un hombre con la capacidad de enfrentarse cara a cara con una banda de terroristas internacionales, pero que es incapaz de relacionarse con su esposa o hacer las cosas bien con sus hijos. Es por estas imperfecciones que lo apoyamos como ningún otro héroe de acción ya que McClane encarna muchos de los defectos que cometemos.


La clave para el desarrollo del personaje de McClane es su “pareja” durante la historia, el sargento Al Powell (Reginald VelJohnson), un compañero policía con sus propios demonios. Mientras que el resto del mundo establece sus juicios en profundidad y con rapidez, Powell es capaz de relacionarse con el autoproclamado “vaquero”, y participa de la misma manera que lo hace el espectador. Es a través de Al, que McClane, desesperado y emocionalmente atrofiado, finalmente puede abrirse y revelar sus verdaderos sentimientos hacia su familia, y cuando los dos extraños finalmente se encuentran, se ha desarrollado un vínculo tácito gracias a un evento que les cambió la vida y que les permitió crecer como personas. Es un giro interesante en una narrativa de una típica “buddy movie”. ¿Realmente puedes forjar un vínculo con un completo extraño prácticamente de la noche a la mañana con solo su palabra? Me gustaría pensar que sí, especialmente si es Navidad.


Hay otras grandes actuaciones que hacen de McClane un antihéroe: su esposa Holly, interpretada con ternura por la maravillosa Bonnie Bedelia, y en menor grado Argyle, un conductor holgazán que inmediatamente se gana el afecto de nuestro héroe común, a pesar de sus evidentes diferencias culturales. También hay agentes corruptos del FBI, un jefe de policía desdeñoso y un sórdido cómplice corporativo (Hart Bochner) cuya adicción a las drogas hace que tengamos una cómica escena cuando le presentan a McClane. Pero las mejores películas de acción necesitan más que unos pocos estereotipos para tener éxito. Todo héroe memorable requiere un villano, y no es otro que el hábil terrorista internacional Hans Gruber. Gruber es astuto y la creación que realiza el gran Alan Rickman es todo lo que podemos despreciar de un antagonista. Es cruel, cobarde y desalmado, y su aire altivo nos empuja hacia su inevitable caída (badum tchis). Por un tiempo, se digna a ser civilizado con la confianza de que todo marchará sin contratiempos, pero cuando le pega un tiro en los sesos al presidente de la empresa donde trabaja Holly, con una despreocupación que asombra incluso al aguerrido McClane, con rapidez comprendemos exactamente el tipo de villano que tenemos.


Rickman fue otra elección de reparto inspirada. Un actor respetado de renombre por su trabajo teatral y donde LA JUNGLA DE CRISTAL fue la gran oportunidad en Hollywood del fallecido actor, y él ataca el papel con un gusto altivo que desafía la pantalla grande. Hubiera sido mucho más fácil desde un punto de vista promocional contratar una cara más familiar, particularmente después del aparente golpe de perder a la estrella de acción más reconocible de Hollywood, pero Rickman le da prestigio al papel de Hans que rara vez se ve en el género de acción, el típico arquetipo que sería imitado, pero nunca mejorado. No solo es el papel más memorable del actor (junto al de Severus Snape) sino que es posiblemente el mejor retrato de un villano de acción que Hollywood haya visto en mucho tiempo. Es un tanto irónico que dos de los personajes de acción más memorables que el género ha dado, fueron interpretados por actores relativamente.


Sin duda la película es el clásico bien contra el mal, simplemente delineado y ejecutado a la perfección. McClane es tan estadounidense como la tarta de manzana. Mientras Hans es un hombre de cultura que dirige su tropa de terroristas de la forma en que Beethoven hace su tema adecuadamente bávaro. La expresión de su rostro cuando McClane imita a Alex Trebek en un acto de payasada pasivo-agresivo no tiene precio. Y sobre todo hay que acordase del mítico momento de: “Yippie ki-yay hijo de puta”. Es esta simplicidad del juego del gato y el ratón lo que hace que LA JUNGLA DE CRISTAL sea tan efectiva.


Lo que hace que la lucha de McClane sea aún más identificable es la reputación de LA JUNGLA DE CRISTAL como una de las películas navideñas menos convencionales jamás acogidas por una audiencia generalizada. GREMLINS (1984) se había abierto camino de la misma manera unos años antes, ya que la película de Joe Dante, respaldada por Spielberg, contribuyó a la clasificación de PG-13, y las películas navideñas se estaban alejando más de las tradiciones tan blancas de antaño.


LA JUNGLA DE CRISTAL se mantiene tan bien hoy como lo era hace más de treinta años, y para mí aún no ha sido superada como un vehículo de acción convencional. Desde el momento en que un dudoso McClane llega a un Nakatomi Plaza casi vacío, olemos algo en el aire navideño y el guion utiliza el edificio de formas nunca vistas, tomando un escenario confinado y transformándolo en un reino sin fin de acción vertiginosa, un verdadero laberinto con problemas a cada paso. Las escenas en las que McClane lanza un trozo de explosivos C4 a toda velocidad por el hueco de un ascensor tienen consecuencias típicamente espectaculares, al igual que el enfrentamiento final de la película entre McClane, Holly y Gruber. Cuando McClane llega a la escena, roto, magullado y con un rastro de sangre, el espectador cojea con él. Este es un héroe claramente mortal al final de una atadura física y emocional, y el espectador ha sufrido cada golpe, y sacado hasta el último fragmento de vidrio de un espíritu colectivo, siendo un viaje que el espectador nunca olvidara.


La película cuenta con un concepto atemporal y un elenco de personajes que hace que el espectador siempre tenga ganas de volver a verla, y aunque el cine ha evolucionado en su conjunto, no hay una sola cosa que cambiaría de esta película ya que roza la perfección del género. ¿Cuántas veces he visto esta película en mi vida? Realmente no podría estimar con ningún grado de precisión, ya que nunca se estropea la experiencia, porque por mucho que te guste una película en particular, siempre existe el riesgo de sobreexposición, de transformar una obra maestra a algo mundano. Y así, un año, me hice una promesa: solo la vería una vez al año, y que siempre fuera el día de Nochebuena, algo que ha llegado a simbolizar las fiestas tan maravillosamente. Porque si algo es verdad, es que nunca es Navidad hasta ver caer a Hans Gruber.

Hans Gruber GIF - Hans Gruber Rickmam - Descubre & Comparte GIFs

Comentarios