Proyecto Power (2020)


En las calles de Nueva Orleans, se empieza a correr la voz sobre una misteriosa nueva píldora que desbloquea superpoderes únicos para cada usuario. La trampa: no sabes cómo te afectará hasta que la tomes. Mientras que algunos desarrollan una piel a prueba de balas, invisibilidad y una fuerza sobrenatural, otros exhiben una reacción más mortal. Pero cuando la píldora eleva el crimen dentro de la ciudad a niveles peligrosos, un policía local (Joseph Gordon-Levitt) se une a un traficante adolescente (Dominique Fishback) y a un exsoldado alimentado por una venganza secreta (Jamie Foxx) para luchar contra el poder con poder.


PROYECTO POWER (2020) es la última película de lo que me gusta pensar que es el género de superhéroes postmoderno, en el sentido de que tiene como objetivo dar una mirada cuasi realista a cómo los humanos podrían tener superpoderes en el mundo real; la respuesta son las drogas, por supuesto. La droga llamada Power (obvio) tiene algunos inconvenientes. Una es que los poderes en sí solo duran cinco minutos, pero el mayor inconveniente de todos es que el poder de todos es diferente. Algunos de ellos pueden ser interesantes, pero otros pueden ser horribles, como el poder que obtiene un camello de esa droga, donde estalla en llamas y acaba con quemaduras por su cuerpo y rostro.


La película está dirigida por los directores de CATFISH (2010) o PARANORMAL ACTIVITY 3 (2011), Ariel Schulman y Henry Joost. Su ultimo proyecto titulado NERVE (2016) ya dejaba claro que su camino era realizar un largometraje de acción. PROYECTO POWER es un gran salto hacia adelante, al menos en lo que respecta a las películas que provienen de Netflix, con una calificación +16 y algo de acción de alto octanaje, principalmente cortesía de Jamie Foxx.


Su papel es el más exigente físicamente del actor en mucho tiempo, con él obviamente en la mejor forma para interpretar el papel principal de tipo duro. Sus escenas de acción son una sólida mezcla de combates cuerpo a cuerpo y tiroteos, con algunas audaces coreografías. El problema principal es que Schulman y Joost no saben realizar un buen trabajo filmando la acción. Hay un gran momento en el que el personaje de Foxx entra en un club lleno de secuaces con superpoderes, pero en lugar de permitirnos disfrutar de la carnicería, lo filman desde la perspectiva de un sujeto en pruebas que ha tomado Power y está dentro de un tanque de vidrio. Lo que significa que nunca tienes una idea de lo que está sucediendo, una forma barata de esconder que no son grandes directores de acción, aparte de que las peleas mano a mano también disfrutan de ese “baile de San Vito” donde la cámara se mueve con tembleque y el espectador no puede visualizar que está ocurriendo.


Por el contrario, el papel de Joseph Gordon-Levitt pasa a un segundo plano, con él como un policía heroico que persigue a Foxx durante la primera mitad de la película, antes de que ellos se den cuenta de que están del mismo lado (oh sorpresa). Es genial ver a Levitt en algunas escenas de acción (aunque Courtney B. Vance se desperdicia en un pequeño papel secundario como su capitán), pero el papel realmente no tiene mucho que hacer. La película también tiene como protagonista a la actriz Dominique Fishback como Robin, un comerciante local con la que Foxx hará buenas migas. Fishback profundiza en lo que podría haber sido un papel simple, y le da más seriedad de la que probablemente había en el guion. Lástima que la película se equivoque cuando se trata de darnos un villano memorable, con el actor Rodrigo Santoro como un secuaz glorificado. Amy Landecker podría haber sido una villana interesante, pero solo se presenta en el tercer acto y de manera un poco chapucera.


En definitiva y resumiendo: PROYECTO POWER es una película entretenida y con suficiente acción. No reinventa la rueda, pero como ejercicio de genero funciona, y Foxx siempre es un buen líder en un largometraje, mientras que Fischback es una estrella en ciernes.


Explode Project Power GIF - Explode ProjectPower Kaboom - Descubre ...

Comentarios