The Stalker (2020)


Una persona únicamente conocida como “The Stalker”, está buscando a la familia Hamilton y está dispuesto a matar a cualquiera que se interponga en su camino.


Sirviendo como un homenaje a las películas de terror de los 80 (y más concretamente al género slasher) THE STALKER (2020) es de esos lanzamientos indie que llegan a VOD sin hacer ningún tipo de ruido, que parecen fascinantes, pero que después se derrumban en demasiados problemas. Con un metraje de 60 minutos, este thriller desperdicia una premisa interesante con un final cuestionable. Sin embargo, la película tampoco hace un buen trabajo al hacer que el espectador se involucre en la historia, a pesar de presentar numerosos personajes que pueden ser el acosador. Lamentablemente, un apresurado tercer acto deja muchas preguntas sin respuesta (por no decir todas) y una posible secuela de la que nadie tiene esperanza de que ocurra.


La historia en sí gira en torno a un padre de familia llamado Steve que es empresario y que decide despedir a un trabajador llamado Mark (al que vemos fuera de pantalla) acusándolo de acosador sexual con las trabajadoras, siendo toda una excusa para poder quedarse el salario y bonificaciones del trabajador en cuestión. Un año después (oh sorpresa) empezara el y su familia a recibir cartas, llamadas y flores de un desconocido… y todos los dedos apunta a Mark (Hi Mark).


A medida que avanza la película, numerosos personajes pasan a primer plano, incluido un instalador del cable y un sospechoso trabajador de entrega de pizzas llamado Craig. También está el oficial Kingsley que viene husmeando (porque sí) y la ominosa presencia del propio Marc (aunque nunca se le vea). Hay muchos sospechosos aquí y esa es en parte la única razón por las que te quedarás hasta el final, solo para descubrir quien es el verdadero “The Stalker”. Aunque seguramente el espectador/a no será idiota y adivinara quien es el sospechoso al momento (aspecto que el guion escrito por Michelle Lewis parece que le da igual) y añadiendo un tercer acto estúpido y absurdo que harán sentir vergüenza ajena.

Eso es incluso antes de mencionar el trabajo de cámara, que varía desde aceptable a bastante malo durante el tiempo de metraje. Hay algunas escenas bien enmarcadas, incluida la toma final de la película y otra dentro de un restaurante, mientras que el score musical es adecuado al estilo de los 80´s. De hecho, casi todo lo relacionado con esta película se siente anticuado como si hubiera sido lanzada en los 80´s y estrenada en pleno 2020. Desafortunadamente, tampoco brinda el mismo nivel de encanto y carisma que se ve en algunos de esos primeros slashers de terror de antaño. Muchos de los problemas que tiene THE STALKER provienen de los propios personajes que simplemente son una pandilla de imbéciles. Steve es un tipo difícil de entender, especialmente después de su desagradable escena de inicio, mientras que su mujer Wendy no destaca por nada (excepto por la sobreactuación de la actriz Virginia Vogt a lo largo de la película). Esto hace que la capacidad de empatizar con estas personas sea más difícil de lo que debería ser.


En definitiva y resumiendo: THE STALKER es un slasher muy debajo del promedio que intenta aprovechar un escaso presupuesto con guiños al cine de terror de los 80´s, como si eso fuera ya una carta de “librate de ser una película mala”. Hay alguna característica redentora, pero todo colapsa en una historia absurda y un final todavía peor. Si hay una secuela (que lo dudo) espero que no jueguen todo a ser nostálgicos, porque eso no demuestra nada ni te salva de ser un mal largometraje. Mas allá de eso, solo recomendaría THE STALKER a cualquier fanático del terror que se vea absolutamente todo lo que se estrena y quiera perder 60 minutos de su tiempo.

Comentarios