Skin (2019)


Un hombre joven (Jaime Bell) desamparado, criado por cabezas rapadas y conocido entre los supremacistas blancos, da la espalda al odio y a la violencia con la esperanza de transformar su vida. Para ello, cuenta con la ayuda de un activista negro y de la mujer a la que ama... inspirada en hechos reales.



SKIN (2019) del director Guy Nattiv no es la primera película de redención de skinheads jamás realizada, pero tiene una autenticidad que otras no tienen, probablemente porque se basa en una historia real. El Skinhead Bryon Widner se sometió a docenas de cirugías para quitarse los tatuajes después de que un donante anónimo se ofreciera a pagar la gran factura para rehabilitarlo (se hizo un documental llamado ERASING HATE sobre su experiencia). Después de todo, las perspectivas de trabajo de uno más allá de trabajar en un salón de tatuajes para fans de la ultraderecha son un poco limitado cuando el rostro está cubierto de tatuajes supremacistas.



Jamie Bell interpreta a Widner, y es una buena actuación. De hecho, desaparece por completo en el papel y es uno de los mejores papeles que ha realizado BILLY ELLIOT (2000) cuando era un niño pequeño. Sigue una línea muy fina aquí, manteniendo a Widner como una persona con la que el espectador no puede tener mucha simpatía, sobre todo cuando en la primera escena, se le muestra cortándole el rostro (para hacerle una esvástica) de un adolescente negro, pero Nattiv no parece estar interesado en tomar el camino fácil. SKIN está más en línea con AMERICAN HISTORY X (1998) ya que nuestra simpatía se gana gradualmente, e incluso se hace de una manera discreta y no manipuladora que sugiere que la eliminación de tatuajes en el mundo no hará la diferencia si lo que hay en el interior es más escabroso de lo que hay en el exterior de una persona.



Nattiv ganó un Oscar por su cortometraje, también titulado SKIN, aunque no está relacionado con la película de mismo título, excepto en una forma ampliamente temática. Lo que Nattiv hace bien es que describe cómo se recluta a los jóvenes sin rumbo para una organización de este tipo a través de los ojos de un adolescente sin hogar, Widner y su figura paterna, el aterrador Krager interpretado por Bill Camp, recogen en las calles, y el joven admite tímidamente más tarde que todo lo que quería era una comida caliente. Camp es carismático como el hábil líder, que también intenta tener una carrera política o participar directamente en cualquier crimen, lo que permite que sus “hijos” sientan admiración por él. En uno de los papeles más curiosos que ha interpretado, Vera Farmiga como su esposa, quien usa su calidez para calmar a estos hombres sobre la lealtad, siendo la figura materna que todos quieren (alentando a todos a llamarla "Ma").



Nada de esto parece bidimensional, y eso incluye el romance entre Widner y Julie interpretada por Danielle Macdonald, siendo ella misma una ex neonazi, con una gran esvástica tatuada en su muslo. Se permite su relación para jugar de tal manera que el espectador piense como Julie es capaz de darle una oportunidad al personaje de Widner, aunque es cierto que ciertas escenas de esa relación están un poco alargadas en exceso en el metraje. El actor Mike Colter, también tiene un papel importante como activista negro que se enorgullece de convertir a los skinheads y nazis en personas normales, pero no desempeña un papel que sea muy recordado y mas cuando al final de la historia te ponen que ocurre con cada una de las personas en la vida real.



En definitiva y resumiendo: SKIN es una buena elección de cine independiente sobre el tema de la ultraderecha y los skinheads. Es una película dura en ciertos momentos y con un buen papel por parte de Jaime Bell. Recomendable.

Comentarios