Bill & Ted Face the Music (2020)


A dos aspirantes a rockero (Keanu Reeves, Alex Winter) de San Dimas, California, les aseguraron una vez no hace mucho tiempo que serían los salvadores del mundo después de protagonizar un viaje en el tiempo, pero la realidad es que hoy son padres de mediana edad que pasan los días tratando de componer una canción que valga la pena y de hacer que su destino se haga realidad.


Cuando vimos por última vez a Bill (Alex Winter) y Ted (Keanu Reeves), los rockeros cabezas huecas y los salvadores de la humanidad, todo parecía haber salido bien. Después de enterarse de su destino de unir a la humanidad bajo una sola canción y emprender una excelente aventura a través del tiempo, los chicos tuvieron que emprender un viaje a través del inframundo para derrotar a un villano atroz que no quería la utópica sociedad que la canción de Bill y Ted eventualmente crearía. La carrera musical de los dos y el éxito futuro, que condujeron a esa última canción, parecían estar escritas en piedra.


Unos 25 años después, los “muchachos” están de vuelta en BILL & TED FACE THE MUSIC (2020) y bueno, las cosas no salieron exactamente como estaban planeadas. Los dos siguen siendo músicos, pero no han escrito su canción que cambió la historia. De hecho, ya ni siquiera son famosos. Las canciones, como la banda del dúo Wyld Stallyns, han fracasado y el comienzo de esta secuela de larga gestación, nos enteramos de que todo el tejido del espacio y el tiempo está en peligro debido al fracaso de Bill y Ted. El fracaso está en el centro de la premisa de esta nueva entrega, que comienza con una feliz nostalgia y, con bastante inventiva, obliga a estos dos personajes a enfrentarse al hecho de que están atrapados en una ambición que podría superar sus habilidades. Me encantan Bill y Ted. Son divertidos, sin saber por qué casi todo el tiempo, y lo suficientemente inteligentes, a pesar de su falta obvia de inteligencia, y en su mayoría inofensivos, especialmente en comparación con los protagonistas de algunas de las películas más mezquinas que salieron en el momento de su primera película, en el año 1989.


No queremos que fracasen, pero enfrentemos la verdad del asunto aquí: nunca pareció la mejor idea poner toda la futura felicidad y el éxito de la raza humana en un par de metaleros de San Dimas, California. Esta secuela, una vez más escrita por el equipo de Chris Matheson y Ed Solomon (quien también escribió las películas anteriores), en realidad aborda esa sospecha latente. Por muy agradable que sea reunirse con estos simpáticos personajes, es más sorprendente que los guionistas parezcan haber ideado una narrativa suficientemente buena y una razón temática aún mejor para volver a estos personajes. Interpretados por Winter y Reeves, con suficiente entusiasmo como si solo hubieran pasado tres años, no casi 30, desde la última película, Bill y Ted tienen que enfrentarse a la idea de que son, siempre han sido y siempre serán unos fracasados.


Aunque no son tan tontas como sus padres a su edad, Billie y Thea son del mismo estilo que Bill y Ted. Es un placer ver a Lundy-Paine y Weaving canalizar los gestos de Winter y Reeves, mientras que al mismo tiempo agregan lo suficiente de sus propias personalidades para evitar parecer una repetición de género. Las hijas incluso obtienen una trama secundaria importante en la película, que le da a FACE THE MUSIC una excusa para reconocer la amplitud y diversidad cultural de la historia de la música y evita que los personajes se sientan como un intento perezoso de llenar una cuota de inclusión.


Como historia de ciencia ficción, FACE THE MUSIC es sorprendentemente sofisticada (en serio, el viaje en el tiempo tiene más sentido aquí que en cierta película de Marvel con muchos superhéroes), y el director Dean Parisot hace un buen trabajo manteniendo las bromas y el entretenimiento, con personajes secundarios, como William Sadler, que ha vuelto como Grim Reaper, y Anthony Carrigan como un robot-asesino neurótico del siglo 28. Tampoco intenta evolucionar el vocabulario visual de la franquicia: las secuencias de viajes en el tiempo se realizan utilizando el mismo CGI de la era de los 80. FACE THE MUSIC extiende su presupuesto de 25 millones, para llevar sus diferentes escenarios históricos a un nivel aceptable, y en todo caso, su estética plana es apropiada para una secuela en la que nadie involucrado parece demasiado preocupado por sorprender al espectador, y eso no es una queja, tampoco.


En definitiva y resumiendo: BILL & TED FACE THE MUSIC no intenta reinventar la rueda en la franquicia, es solo una forma divertida y afable para que los fanáticos vuelvan a visitar ese loco universo. Es un largometraje que no está interesado en parecer moderno, y es más fácil pasar sus defectos y apreciar la sencillez de su mensaje en tiempos tan estresantes en los que vivimos

Bill And Ted Party On GIF - BillAndTed PartyOn BeExcellent - Descubre &  Comparte GIFs

Comentarios