Spenser: Confidencial (2020)


El exagente de policía Spenser (Mark Wahlberg) regresa a los bajos fondos de Boston cuando destapa la conspiración causante de un asesinato muy mediático. A pesar de las constantes amenazas, Spenser decide tomarse la justicia por su mano para demostrar que nadie está por encima de la ley.

Para aquellos que no lo saben (aspecto que yo tampoco sabía) Spenser es el protagonista de cuarenta novelas escritas por el difunto Robert B. Parker, más otras ocho de su sucesor Ace Atkins (la película se basa en una de sus novelas: "Wonderland"). Spenser, por supuesto, no es nuevo en las pantallas, ya que el personaje sirvió como base para una serie de televisión en los años ochenta titulada "Spenser For Hire", con Robert Urich y coprotagonizada con Avery Brooks como Hawk, que era tan popular que obtuvo su spin-off, "A Man Called Hawk" antes de aterrizar en "Star Trek: Espacio profundo nueve”. Además, Joe Mantegna lo interpretó en algunas películas de televisión. ¿Aún seguís leyendo?.



El hecho es que Spenser es un personaje duradero, por lo que no es sorprendente que Mark Wahlberg y su director más frecuente Peter Berg se unieran a Netflix para lanzar lo que supongo que esperan sea una franquicia de larga duración para todos los involucrados. Lástima que la primera incursión de Spenser sea una mezcla tan variada. En el mejor de los casos, se desarrolla como un thriller de Paramount Pictures de los noventa (como un thriller de serie B como seria DOBLE TRAICIÓN), mientras que, en el peor de los casos, se siente como una película para televisión un poco glorificada, con la versión de Wahlberg sobre el personaje de Spenser pero que no deja de ser una versión del actor que ya ha interpretado una y otra vez.


También es una lástima porque la franquicia tiene cierto potencial. Wahlberg no es una mala elección para interpretar a Spenser, pero es un territorio muy familiar para el actor. Es un tipo duro del sur de Boston con un genio especial y unos puños que lanza con facilidad. ¿Suena familiar? Aun así, probablemente no importaría mucho si SPENSER: CONFIDENTIAL (2020) tuviera cierto interés añadido. El misterio, donde Spenser se siente obligado a demostrar la inocencia de un colega muerto, se siente demasiado visto, y los villanos no existen. Se pasa tanto tiempo estableciendo a Spenser como un tipo duro, que cuando va mano a mano con el gran villano al final (cuya identidad es absurda y fácil de adivinar), no hay sensación de amenaza incluso si Berg le obliga al personaje recibir unas cuantas. Se gasta demasiado tiempo en el misterio aburrido y si la “saga” continúa será por los personajes, todos los cuales tienen potencial y parecen estar bien elegidos. Iliza Shlesinger es una heroína interesante, mientras que Alan Arkin desempeña su papel de mentor cínico a la perfección. Pero, donde la saga de Spenser necesita enfocarse es en la relación entre nuestro héroe detective y Hawk, quien es interpretado aquí por el bien elegido Winston Duke.


Si bien Spenser es bidimensional en comparación con los libros (por lo que me han comentado gente que si ha leído algún libro) su relación con Hawk funciona gracias a la química entre Duke y Wahlberg. En esencia, SPENSER: CONFIDENTIAL es un “bromance” entre los dos. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que estos dos exconvictos se convertirán en mejores amigos en la lucha contra el crimen, aunque nunca se explica por qué, al final, Hawk, que se muestra como un luchador normal de MMA, de repente se convierte en un pistolero que acierta todos sus tiros.


En definitiva y resumiendo: SPENSER: CONFIDENTIAL se siente como un piloto de TV con un precio modesto en lugar de un largometraje, y si bien hay cierto potencial aquí, la primera película no es lo suficientemente buena como para hacer que alguien pida seriamente por una secuela (yo no seré uno de ellos). Los ritmos de acción son repetitivos, y cualquier sensación de peligro se ve socavada por el hecho de que los héroes lo sobrepasan todo. Al menos Berg y Wahlberg consiguen una calificación NRM16 para poder mostrar violencia e insultos por doquier. Una vez más, la trama es demasiado familiar y lo más cerca que estamos de un verdadero villano es un matón de prisión interpretado por Post Malone, que simplemente no es lo suficientemente amenazante en comparación con tipos como Wahlberg y Duke. Con suerte, si hay otra película de Spenser, se doblará la acción, le darán un villano decente y trabajarán un poco más para hacer del héroe un personaje distintivo que pueda llevar una franquicia. Este no es un comienzo horrible, pero desafortunadamente es mediocre.

Resultado de imagen de spenser confidential gif

Comentarios